Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PENSIONES | La investidura de Rajoy | Cuatro reformas clave

Las únicas que se salvan

"El Gobierno actualizará el poder adquisitivo de las pensiones a partir del 1 de enero de 2012. Este será el único compromiso de aumento del gasto que me van a escuchar hoy. Insisto, señorías, el único y exclusivo". Con esta frase Mariano Rajoy mandó ayer un doble mensaje: los pensionistas pueden estar tranquilos porque el PP cumplirá su programa y respetará sus ingresos; pero el resto de colectivos pueden echarse a temblar. Por ejemplo, los funcionarios, sobre los que ayer no dijo ni una palabra. El Gobierno de Zapatero congeló este año las pensiones contributivas.

El hombre que está a punto de convertirse en presidente dijo algo que el Gobierno socialista ya había propuesto, pero que nunca logró: "Suprimir" las prejubilaciones "salvo circunstancias muy excepcionales" y poner freno a la "práctica abusiva" que supone transformar la prestación por desempleo al final de la vida laboral en un "mecanismo de prejubilación encubierto". Rajoy insistió en "acercar la edad real de jubilación a la legal" para garantizar el derecho a la jubilación y el poder adquisitivo de los pensionistas. También anunció incentivos para quienes prolonguen voluntariamente la vida laboral o compatibilicen el cobro parcial de una pensión con la continuidad en la actividad.

En el turno de réplicas, aseguró que su Gobierno mantendrá la ley que pospone la edad legal de jubilación a los 67 años, aprobada el año pasado en el mandato de Zapatero con el voto en contra del PP.

El futuro presidente dijo ser consciente de la necesidad de garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones, por lo que trabajará para hacer efectivos los principios de suficiencia y de solidaridad, para reordenar el tratamiento fiscal de las pensiones y potenciar los sistemas complementarios a la Seguridad Social.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de diciembre de 2011