La morosidad escala hasta alcanzar el 7,4%, el mayor nivel en 17 años

Los créditos de difícil cobro y el reconocimiento de pérdidas ocultas en los balances pueden situar la tasa en los dos dígitos en los próximos meses

Cae el crédito, bajan los depósitos y sube la morosidad. Un triángulo perverso capaz de tumbar entidades en dominó, pero que resume el estado del sector financiero desde 2008. Lo peor es que esta mala tendencia no tiene perspectivas de mejora en los próximos meses. Si algo cambia, será para peor, al menos durante 2012. Los créditos concedidos por bancos, cajas, cooperativas y establecimientos financieros de crédito a particulares y empresas en España se situaron en octubre en el 7,42%. Esto supone un aumento respecto al nivel de septiembre (7,16%), y mantiene la cota en máximos desde noviembre de 1994, fecha en la que llegó al 8%, según datos del Banco de España. Para final de año se espera alcanzar esta cota del 8% de morosidad oficial.

Más información
La banca prevé una recaída de España en la recesión en 2012

Los créditos morosos totales del sector se situaron en julio en 131.908 millones de euros. Los expertos achacan este incremento respecto a septiembre a dos motivos: por el lado el cierre del trimestre, fechas en las que las entidades contienen la morosidad, que luego se dispara. En este sentido, la otra cara de la moneda es que tras la refinanciación de muchos créditos, con el paso del tiempo, van convirtiéndose en morosos a medida que empeora la crisis.

Según los cálculos del supervisor, hay unos 65.000 millones en créditos subestándar, aquellos con grave riesgo de impago por el sector del que proceden, aunque todavía están al corriente de pago. Algunos analistas consideran que aquí se esconden refinanciaciones de dudoso futuro, por lo que buena parte de ellos serán morosos. "La cantidad real de morosidad estará cerca de los 200.000 millones muy pronto, lo que supone una tasa de dos dígitos", apunta un experto consultado. Las medidas anunciadas ayer por el nuevo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, por las que se reconocerán las pérdidas "ocultas en los balances" bancarios, es otro factor que provocará un disparo en la tasa de impagados. Como ha apuntado el líder del PP, el suelo y las promociones inmobiliarias sin terminar, serán los puntos negros que marcarán las entidades con más problemas.

Por tipo de actividad, pocas novedades: la promoción inmobiliaria marcó el 18,97% de morosidad, con 57.577 millones; la construcción, alcanzó el 16,09%, y los hogares se mantienen bajos, el 2,66%, aunque no dejan de subir.

La segunda mala noticia de los datos presentados ayer por el Banco de España es que el crédito ha caído en 10.000 millones entre septiembre y octubre. Si se compara con octubre de 2010, el descenso es de 46.000 millones. Este dato enfría forzosamente la economía, aunque los economistas sostienen que es el único camino para la futura recuperación.

Los depósitos siguen a la fuga: bajaron en 22.000 millones entre septiembre y octubre, pese a las atractivas ofertas de las entidades. Tanto el crédito como los recursos de clientes han descendido hasta casi los niveles que tuvo el sector en 2007, lo que indica que la economía está adaptándose a la crisis. Supone, por otro lado, deshinchar cuatro años de burbuja del ladrillo.

La tormenta arrecia y el sector está construyendo muros más gruesos: las provisiones. En este caso la tercera noticia es positiva. Hasta octubre, las entidades tenían 96.460 millones para hacer frente a los impagos, lo que supone casi mil más que el mes anterior y 23.000 millones de incremento sobre octubre de 2011.

Por otro lado, la CNMV, consciente de la importancia de estos datos, ha recomendado a las entidades que detallen su tasa de morosidad y su solvencia en la información financiera pública, y que identifiquen a las personas u órganos que asumen la responsabilidad de la información remitida al supervisor de los mercados, según un documento en consulta.

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS