Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

López avisa al PNV de que acabará la legislatura y fija su objetivo en el empleo

"Nos sentimos orgullos del trabajo que estamos realizando", dijo el 'lehendakari'

El lehendakari, Patxi López, aporovechó ayer si discurso en el Comité Nacional extraordinario del PSE-EE para advertir al PNV de que no habrá adelanto electoral "porque quedan muchas cosas por hacer" en esta legislatura. En un tono crítico no se olvidó de referirse al conflicto del Metro Bilbao y realizó un llamamiento para que los sindicatos suspendan la convocatoria de huelga fijada para el día de la festividad de Santo Tomás. López también reconoció los malos resultados de su partido en las últimas elecciones, pero subrayó el papel jugado en la renuncia de ETA al terrorismo.

El lehendakari sabe de la permanente exigencia del PNV de que adelante las elecciones en Euskadi sin esperar a 2013, pero volvió a dejar claro ayer que "no nos vamos a entretener ni enredar en polémicas artificiales provocadas por las urgencias partidistas de algunos" que, según añadió. "quieren acabarla a destiempo para ocultar su ausencia de programa, su incapacidad de ser alternativa y su absoluta carencia de liderazgo".

"Pedimos por responsabilidad que el Metro no paralice Bilbao"

Precisamente sobre esta previsión de futuro, el lehendakari avanzó los objetivos del último año y medio de su actual mandato, que cifró en el empleo, la reforma fiscal, la convivncia y una "nueva Euskadi abierta plural". Con una mayor concreción, indicó que su Gobierno realizará un nuevo esfuerzo de austeridad para recuperar todos los recursos posibles y destinarlos a la creación de empleo, "primer gran objetivo", y a la reactivación económica.

El secretario general de los socialistas vascos asumió que los resultados del 20-N "han sido malos", pero mostró una postura nada derrotista ya que apeló a "sentirnos orgullosos del trabajo que estamos haciendo" porque, según dijo, "estamos gobernando con éxito" Para justificar este balance, el lehendakari destacó que "hemos mantenido a Euskadi en medio de la peor crisis, hemos mantenido todos los servicios públicos, ampliándolos en muchos casos, y hemos terminado con ETA". Precisamente en relación con el final del terrorismo, incidió en que "los gobiernos socialistas han sido determinantes" hasta el punto de que "solo por haber logrado el fin de ETA y garantizar la libertad personal a todos los ciudadanos ha merecido la pena estar en el Gobierno vasco".

Y al refererirse a la actualidad, Patxi López actualizó su preocupación por la próxima huelga del Metro. El lehendakari volvió a pedir a los empleados del suburbano que "no paralicen" Bilbao el día de Santo Tomás y que desconvoquen la huelga por "solidaridad" con el resto de trabajadores. Además se agarró a otros factores de la acutal situación económica para asegurar que "no podemos paralizar todo el comercio de Bilbao. No nos podemos permitir hurtarles a los productores rurales, su día más importante en ventas. No nos podemos permitir, en la crisis actual, castigar, más aún, a los que ya tiene problemas". Eso sí, enfatizó que su posición "no es una actitud antisindical, como dicen algunos", sino que es "una petición de responsabilidad".

El lehendakari ha defendido que, si hay problemas en el Metro, se pueden solucionar y que, si los trabajadores no están de acuerdo "tienen derecho a protestar", pero, añadió. "de una forma razonable y proporcional al problema. Y si creen que se incumple un acuerdo se va a los Tribunales, como va a hacer el Gobierno, porque lo demás es inasumible", añadió. Antes de este discurso, el secretario general del PSE-EE en álava, Txarli Prieto, dijo que la huelga en Metro Bilbao es "de carácter político" porque "pretende echar un pulso al Gobierno sin más", al tiempo que acusó al PNV de "estar calentando por debajo".

Lógicamente en su intervención de ayer ante los socialistas vascos, López tampoco se olvidó de la vida interna de su partido y por eso ante el próximo Congreso Federal del PSOE en febrero recordó que "es hora de la unidad y de defender el partido", aunque abogó por "redefinir nuestro proyecto" porque, en su opinión, "la izquierda no está siendo capaz de dar las respuestas adecuadas, ni a la crisis ni a los nuevos tiempos en que vivimos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de diciembre de 2011