Crítica:Manuele Fior - Cinco mil kilómetros por segundo | ESPECIAL REGALOS | CÓMIC
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Un bello arcoíris de tiempos y geografías

El pasado Festival de Angoulême, la cita más importante del noveno arte en Europa, sorprendía otorgando el Fauve d'Or, el premio que reconoce la mejor obra del año, a un casi completo desconocido. Un dibujante italiano de vocación tardía que se adelantaba a veteranos consagrados como Joe Sacco, David Mazzucchelli o Robert Crumb con una historia de amor. Una simple historia de amor, dirían algunos, pero nada más y nada menos que una historia de amor que se enfrenta a la distancia y el tiempo. Todo un clásico del romanticismo más edulcorado, pero que Manuele Fior aborda desde una perspectiva más mundana y realista, convirtiendo este relato de amor entre Piero y Lucia en un sosegado retrato de la descomposición del enamoramiento, de cómo el arrebato adolescente se va desenfocando y perdiendo pasión enterrado por la inexorable realidad de la vida. Pero a diferencia de esas historias tan relamidas que la televisión o el cine han hecho comunes, evita presentar cada uno de estos pasos como terribles zancadillas del destino, mostrándolas simplemente como lo que son: momentos de la vida, de esos que pasan porque tienen que pasar y porque son así. Tan buenos y malos como puede ser cualquier día de nuestra vida, tan espontáneamente felices ahora como inesperadamente infelices un minuto después, sin más razón que el azar de esa vida que siempre es imprevista. Del romanticismo a la melancolía, de la pasión a la tristeza, de la ilusión a lo descorazonador... Cambios bruscos llevados de la mano de un narrador sorprendentemente sólido que, tras la elegancia de inspiración pictórica de La señorita Else, muestra una plasticidad gráfica extraordinaria, modulada y transformada según sus necesidades narrativas. Fundamenta ahora su trabajo en un estilo de trazo vitalista y orgánico, apenas esbozando lo suficiente para mostrar y transmitir sentimientos y sensaciones a través de la gestualidad y las expresiones de sus personajes. Y, sobre todo, en esa paleta cromática omnipresente que aparece incluso antes de leer la novela gráfica: sólo ojeando sus páginas el lector ya tiene un primer efecto visual, de bello arcoíris en movimiento que luego descubrirá como expresión de tiempos y geografías, empapando los silencios de un color que toma protagonismo propio y adquiere esencia y materialidad. A través de los violentos contrastes de amarillos, naranjas y violetas el dibujante traslada al lector la fuerza de los lugares, de los climas cambiantes, de esa experiencia inaprensible del viajero que debe dejar poso suficiente como para transfigurarlo hasta propagarse a todos los ámbitos de su vida, hasta cambiar la propia esencia del amor. Manuele Fior compone a través de la historia de amor de Lucia y Piero un relato que huye de todo tópico preescrito, dando una visión que puede parecer desafectada y ajena, pero que resulta extrañamente vital y próxima pese al exotismo de sus escenarios, pero que no puede evitar dejar en el lector un poso amargo difícil de describir, tan inaprensible como esa ilusión quimérica del amor que el ser humano ha construido a través del arte.

Cinco mil kilómetros por segundo

Manuele Fior

Sins Entido. Madrid, 2011

144 páginas. 19 euros

Viñetas de <i>Cinco mil kilómetros por segundo,</i> de Manuele Fior.
Viñetas de <i>Cinco mil kilómetros por segundo,</i> de Manuele Fior.
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS