Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La X Legislatura

UPyD sortea la ley sumando temporalmente al diputado del partido de Álvarez-Cascos

En 2008, Rosa Díez aseguró que era una chapuza y un fraude que dos diputados del BNG se sumaran a ERC, IU e ICV para llegar al 5% de los votos y poder formar un grupo parlamentario. Ayer, la líder del UPyD hizo lo mismo para tener grupo parlamentario propio, pese a que no llega al 5% de votos en toda España que exige el Reglamento del Congreso (tiene 4,69%).

Díez ha utilizado la misma treta que se ha empleado durante muchas legislaturas en la Cámara: la cesión temporal de diputados. En este caso, el diputado del Foro Asturias Ciudadano (FAC), Enrique Álvarez Sostres, se unirá a los cinco de UPyD de forma temporal para llegar hasta el 5% de los votos que exige el Reglamento. Hasta ahora, Díez había criticado esa práctica que se produce casi todas las legislaturas y la semana pasada su partido negó que fuera a incorporar al diputado de la formación que preside Francisco Álvarez-Cascos.

El diputado asturiano permanecerá en el grupo de UPyD el tiempo justo de cumplir el acuerdo de la Mesa del Congreso, luego se volverá al Grupo Mixto.

Ayer, Díez aseguró que esta es una fórmula legal, alegó que ha sido "utilizada a lo largo de toda la democracia por distintas formaciones políticas" y precisó que esta unión coyuntural con Foro es "meramente instrumental". "El Reglamento del Congreso no puede ir en contra de la Constitución y la Constitución proclama la pluralidad política", aseguró la diputada, que dijo no recordar que en 2008 hablara de "chapuza" ante una situación similar. La portavoz de UPyD arremetió contra el PP por querer usar a su formación "como coartada contra Amaiur", y aplicar el reglamento sin flexibilidad. Afirmó que los abertzales no tienen derecho a grupo parlamentario propio. Según dijo, Amaiur "ni está en las mismas condiciones ni es lo mismo" que UPyD. Y pidió que el PP se retratara políticamente de inmediato.

Además, Díez presentó ayer una iniciativa para que el Congreso debata y vote la ilegalización ya de Amaiur.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de diciembre de 2011