Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

A por el 49º cambio de técnico en la era Gil

El Atlético, con un vestuario dividido, mantiene a Manzano mientras le busca sustituto

A Gregorio Manzano le quedan tres partidos como entrenador del Atlético. "Tres telediarios, está sentenciado", resumen en el vestuario. Los responsables del club se han puesto un plazo hasta final de año para despedir al técnico, que en principio continuará en el banquillo el jueves en la Liga Europa frente al Rennes, el domingo en Liga ante el Betis y el miércoles de la semana que viene contra el Albacete en la vuelta de los dieciseisavos de la Copa del Rey. Destituir oficialmente a Manzano antes y poner en su lugar a otro técnico por decidir -el 49º cambio de técnico en los 24 años de la era Gil- sería "un marrón", según fuentes del Consejo de Administración. El vestuario está convencido de que tres victorias no cambiarían la decisión del club.

La falta de un líder con jerarquía ha convertido la plantilla en un avispero

La opción que maneja el club como relevo es Milinko Pantic, que entrena al filial

Los tres partidos se disputarán en el Calderón, que desde el primer momento mostró su descontento con el sustituto de Quique Flores. Aunque el elegido por el consejero delegado y máximo accionista, Miguel Ángel Gil Marín, era Luis Enrique, a Manzano no pareció molestarle la debilidad con la que aceptaba el cargo.

En su regreso al Atlético, Manzano se hipotecó sin jugar siquiera un partido. Mucho antes de las derrotas en Getafe, Albacete o Cornellà. Para firmar su contrato de cerca de un millón de euros, el club le impuso que renunciara a su mano derecha. Manzano accedió y Gonzalo Hurtado, su hombre de confianza desde 2001, se quedó fuera. En su lugar, el Atlético colocó a Rubén Baraja y Juan Vizcaíno como segundo y tercero.

Los jugadores también percibieron la debilidad del técnico, que pudo contar con la plantilla definitiva con la Liga iniciada. Aun así, el arranque del Atlético ilusionó a la grada, con el toque por bandera (se convirtió en el segundo equipo con más pases, tras el Barça). La irrupción de Falcao terminó de desatar la euforia... Hasta que la realidad de un vestuario dividido se impuso.

La política de rotaciones de Manzano, que de un encuentro a otro movía a la mitad del once, desató las hostilidades. "Quiero que el grupo prevalezca, en solidaridad, compromiso y sobre todo ambición", repetía el técnico como un mantra. El sentimiento de grupo desapareció en el instante que jugadores como Reyes se encontraron en el banquillo. Mientras la mayoría del plantel cuenta las horas para que el extremo sea traspasado al Galatasaray -Reyes, que abandonó ayer las instalaciones de la ciudad deportiva con una sonrisa de oreja a oreja, se resiste a mudarse a Turquía a la espera de que echen a Manzano-, algunas risas se sucedían en el gimnasio en un ambiente distendido.

La falta de un líder con la jerarquía suficiente ha transformado una plantilla unida en una plantilla difícil de gobernar. "No es cosa de ahora, hay que remontarse al año pasado para comprender lo que pasa ahí dentro. La venta de Simão para ahorrarse una ficha de 2,5 millones ha derivado en esto. En lugar de Simo vino Juanfran por siete millones para no jugar, y después se produjo el incendio entre Quique y Forlán, otro de los capitanes... Eran futbolistas de carácter. Con ellos no estaríamos como estamos... Es un avispero", dicen en el club.

La noche del domingo, Antonio López fue el único que elevó la voz tras el 4-2 del Espanyol. No tuvo mucha repercusión, ya que el capitán es el suplente de Filipe Luis. Perea, Gabi y Domínguez son los otros futbolistas que llevan el brazalete. "Domi y Antonio son los que de verdad ejercen como tales. Te los puedes creer", prosiguen en el equipo. Suplente en Cornellà, Domínguez y Manzano abandonaron juntos el entrenamiento intercambiando impresiones. Un par de horas antes el técnico y el director deportivo, José Luis Pérez Caminero, su principal valedor y con el que comparte agente, trataban de gestionar la crisis. Caminero le salvó de la picota tras el chasco de Getafe con el apoyo del gerente, Clemente Villaverde. "No tengo palabras", dijo entonces un Manzano abatido. "No hay excusas. Lo siento", explicó tras los tres goles recibidos en Cornellà en 21 minutos.

La opción más cercana -y barata- que manejan en el Atlético como relevo de Manzano es Milinko Pantic, que desde este verano entrena al filial en Segunda B. No sería la primera vez que el club recurre al serbio, que se vio en el banquillo como sustituto de Abel en la temporada 2009-10 (el puesto fue para Quique) y al que volvieron a prometerle el puesto el curso pasado. El posicionamiento del Calderón a favor del entrenador que le hizo ganar la Liga Europa y la Supercopa de Europa echó atrás a Gil Marín. Mientras el hijo de Jesús Gil se decide - también ha tanteado a Luis Aragonés, cuyo caché dobla al de Manzano, y no descarta a Simeone-, la Guardia Civil tuvo que acudir a la sesión de ayer por la presencia de un hincha más que indignado.

Caminero: "Manzano estará en el banquillo en los tres próximos partidos"

El Atlético de Madrid ha modificado de un día para otro su discurso oficial sobre la permanencia de su entrenador, Gregorio Manzano. José Luis Pérez Caminero, director deportivo club rojiblanco, ha negado este martes que haya iniciado contactos con algún técnico para que releve al técnico jiennense en el banquillo. "No hemos entablado conversaciones con ningún entrenador ni representante. Tenemos tres partidos que son vitales, nos jugamos muchísimo. La noticia es que Manzano sigue", ha asegurado en rueda de prensa; "la decisión del club ahora mismo es mantenerle. Se va a sentar en el banquillo en los tres próximos partidos".

Caminero, no obstante, no ha aclarado qué ocurrirá tras el parón navideño. "Existen muchas posibilidades. No miramos más allá de lo que tenemos enfrente, que son los tres próximos partidos. Luego hay un parón y sacaremos las conclusiones que debamos, de Manzano y de la plantilla. Yo me incluyo el primero. Y a partir de ahí, todos tenemos que tomar nuestras decisiones. No hay un único culpable", ha señalado el directivo, que se ha mostrado muy crítico con la actuación del equipo el domingo ante el Espanyol (4-2) y, más en general, con su rendimiento fuera del Calderón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de diciembre de 2011

Más información