Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los acusados de 10 muertes en una patera alegan que también pagaron

Los procesados dicen en el juicio que entregaron 1.000 euros por el viaje

Los acusados de la muerte de 10 magrebíes en las costas del cabo de Trafalgar (Cádiz) tras hundirse una patera, negaron ayer en el juicio las acusaciones y aseguraron que viajaban a España como las víctimas y que, como ellas, habían pagado unos 1.000 euros al jefe de la red, que murió en el siniestro. El juicio por el hundimiento de esta patera, ocurrido el 29 de junio de 2009 cuando la embarcación estaba a unos 200 metros de la costa gaditana, comenzó ayer en la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Cádiz con las declaraciones de los seis acusados, todos ellos, según el fiscal, miembros de una red dedicada a introducir ilegalmente en España a inmigrantes desde Marruecos.

El fiscal pide 564 años de prisión para los seis marroquíes procesados

En su escrito de conclusiones provisionales el fiscal pide 564 años de prisión para los seis marroquíes procesados por el hundimiento de esta patera, en la que viajaban, sin ninguna medida de seguridad y en una barca que hacía aguas, más de 40 personas. Su hundimiento causó la muerte por ahogamiento de 10 de ellas, entre otras el supuesto jefe de la red Hassan Belabd, aunque otros 10 inmigrantes que viajaban en la barca continúan desaparecidos, mientras que hubo 15 supervivientes, entre ellos cuatro menores de edad.

Cuatro de los acusados -Abdelkarim El Anbar, Khalid Drabach, Adil Elamber y Ali Araba-, viajaban en la patera, mientras que otros dos, Noureddine Belabd, hermano del jefe de la organización, y Rahal Benchick, fueron detenidos en la costa de Cádiz, donde, según el fiscal, aguardaban la llegada de los inmigrantes para llevarlos a otros puntos del país. Estos dos acusados han aceptado un acuerdo de conformidad con las acusaciones del fiscal para ver reducida su petición de condena de 10 a cuatro años por un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros. Sin embargo, los otros cuatro acusados, a los que el fiscal imputa además de este delito 10 homicidios a cada uno de ellos, han decidido no aceptar este acuerdo de conformidad y declarar en el juicio que ellos son inocentes y que viajaban en la patera no como miembros de la red, sino como unos inmigrantes más.

Con la ayuda de un intérprete, los acusados explicaron al tribunal que entregaron a Hassan Belabd 1.000 euros cada uno de ellos para subirse a la embarcación y negaron que los inmigrantes que se subieron a la patera en Kenitra (Marruecos) recibieran amenazas o que fueran los propios miembros de la red los que volcaron la embarcación, tal y como estima el fiscal. Según relataron ante el tribunal, antes de que la embarcación volcara, muchos de los inmigrantes al ver luces en la costa se levantaron nerviosos, lo que pudo influir en el vuelco.

Tras los testimonios de los seis acusados, el tribunal escuchó las grabaciones de las declaraciones que algunos de los supervivientes realizaron poco después de llegar ante la Guardia Civil y el juzgado. Ellos contaron que los miembros de la red les amenazaron para que se subieran en la barca, que venían "como sardinas", que no comieron en dos días y que algunos de los miembros de la red desequilibraron la patera para provocar su vuelco. Estas declaraciones coinciden con el fiscal, que relata que los acusados obligaron a los inmigrantes a subirse a la barca con armas ya que, al ver el estado de la patera, algunos de ellos se negaron a subir a bordo y que antes de llegar a la costa española, y sabiendo que muchos de ellos no sabían nadar, volcaron la nave.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de diciembre de 2011