Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Meryl Streep, portada primeriza de 'Vogue USA'... a los 62 años

Las actrices maduras, cada vez más presentes en Hollywood

Solo las actrices jóvenes de piel inmaculada y cuerpos perfectos llegan hasta las portadas de revistas como Vogue USA. Por eso la gran noticia del sector este mes es que Meryl Streep ha obrado el milagro de llegar precisamente hasta la portada de esa biblia de la moda que dirige Anna Wintour... a sus 62 años.

Sin duda el movimiento huele a Oscar: Streep suena en todas las quinielas como gran candidata por su interpretación de Margaret Thatcher en La dama de hierro, que se estrena este mes en Estados Unidos. Pero no deja de sorprender que esta estrella de reconocido talento, candidata 16 veces al Oscar y dos veces ganadora, jamás hubiera ocupado la primera plana de Vogue USA en su carrera (aunque sí de Vogue París hace más de 20 años). En la entrevista que la actriz ofrece en el interior, entre otras cosas confiesa cómo al cumplir 40 años pensó que su carrera había terminado puesto que solo le ofrecían papeles mediocres y varios de ellos para interpretar a brujas. Sin embargo, Streep consiguió mantener su presencia en la gran pantalla y conseguir papeles en los que ha podido brillar, como en Las horas, en La duda o El diablo viste de Prada.

Aunque es difícil ser mujer y sobrevivir en Hollywood a la dictadura de la juventud, diversas actrices maduras o entradas abiertamente en la tercera edad han conseguido que sus nombres se repitan en grandes producciones y televisión. El caso más significativo es el de Betty White, una de las chicas de oro de la serie homónima, que el pasado año se convirtió en la estrella invitada del programa Saturday Night con 88 años recién cumplidos, lo que la convirtió en una especie de nueva heroína de la juventud estadounidense, disparando su presencia mediática.

Pero también hay mujeres como Helen Mirren, quien tras ganar un Oscar por la película La reina a los 61 años volvió a obtener una candidatura a la estatuilla en 2010 por The last station. Y es que como declaraba recientemente Scarlett Johansson, "ser mayor no es el fin de tu carrera en Hollywood. Hay que ser inteligente y astuta [...]. Es en ese tipo de actrices en las que nos tenemos que fijar las jóvenes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de diciembre de 2011