Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alcaldes del PP rechazan la incineradora de O Irixo

Los municipios más cercanos se oponen a la ubicación

El recelo que despierta la incineradora de basuras que la empresa Estela Eólica construirá en el municipio de O Irixo no entiende de signo político. Mientras el alcalde socialista de Piñor pone el grito en el cielo, los regidores populares de Lalín y Dozón no disimulan su disgusto. La empresa no ha comprado aún los terrenos comunales donde se construirá la macroincineradora de basuras, que tendrá una capacidad similar a la de Sogama, pero por las palabras del alcalde de O Irixo -que tomó la iniciativa para llevar la planta a su ayuntamiento- se sabe que estará al norte del municipio. Justo en el camino de entrada a Lalín, Dozón y Piñor. "No podemos admitir tener esto en la puerta de casa", repitió en varias ocasiones Adolfo Campos, regidor de Dozón.

"Que aguante la basura quien la produce", dice el alcalde de Piñor

"No es buena para Lalín ni para la comarca", afirma Xosé Crespo

El alcalde anuncia ya que buscará el apoyo de los regidores vecinos para oponerse al complejo de tratamiento de basuras. Por lo de ahora cuenta con Piñor y el vecino Lalín, además de los concejales del BNG y el PSOE de los municipios vecinos. Los socialistas de la provincia de Ourense ya anunciaron que crearán una plataforma para informar a la ciudadanía de los "perjuicios" que, a su parecer, tendrá la puesta en marcha de la incineradora en una zona de 30 kilómetros alrededor de su emplazamiento. Hoy están convocadas asociaciones, partidos y ayuntamientos en O Carballiño para crear la plataforma. A los alcaldes de Dozón y Piñor les preocupa los vientos que soplan desde el alto donde estará la incineradora y las aguas que nacen allí, es decir, tener los mismos "efectos contaminantes" que si estuviese ubicada en su territorio.

Más comedido, el alcalde de Lalín, Xosé Crespo, pide "ser prudentes y no caer en el alarmismo", pero admite que la incineradora "no es una buena noticia ni para Lalín ni para la comarca del Deza debido a su proximidad". Dozón fue precisamente la primera ubicación que Estela Eólica pensó para la planta y tanto Campos como Crespo ya manifestaron entonces -y durante la campaña electoral de las pasadas municipales- su malestar porque la planta se ubicase en el centro de Galicia. Aún así, Crespo pidió tiempo e información por parte de la Xunta para definir su posición. "Vamos a recabar toda la información necesaria para que los técnicos y expertos en estas cuestiones nos informen", indicó. Para el alcalde de Lalín este tipo de instalaciones son "estigmatizadas sin demasiado rigor" pero comprende "la posible alarma social que se puede derivar de un anuncio de este tipo". Desde que el pasado lunes el conselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández, anunciase la localización elegida por Estela Eólica para construir -sin pasar un trámite de concurso público- la Sogama del sur el alcalde de Piñor no para de contestar llamadas de vecinos intranquilos de dentro e incluso de fuera de su municipio. "Los ayuntamientos de los alrededores de O Irixo no producen esas toneladas [360.000 tratará la planta] de basura, que aguante la incineradora quien la produce", afirma, indignado, Francisco Fraga.

Al alcalde no le convence el argumento de que el complejo creará 250 puestos de trabajo porque también los habría si se apostara por otro modelo de tratamiento de basura. "Eso es como decir: 'Están muertos de hambre, que aguanten con la mierda'. Me parece una mala venta la de solución para el desempleo. ¿Si es tan buena porque no la dejan en las ciudades? Allí hay más paro y así los desplazamientos de la basura son menores. No le veo la ventaja económica", justifica. Fraga insiste en que a su ayuntamiento no solo "no le va a solucionar nada" sino que puede frenar un ingreso floreciente para el municipio como son las licencias de restauración de casas. "Va a matar eso por completo. Ahora, ¿quién va a querer vivir aquí? Es un mercado que se está desarrollando, nunca habíamos dado tantas licencias como ahora", indica el alcalde de Piñor, un núcleo muy cercano a Santiago, Pontevedra y Ourense. Piñor, afirma el alcalde, hará todo lo posible para oponerse a la incineradora.

El ayuntamiento de O Irixo linda también con los municipios de O Carballiño, Beariz, Boborás y Forcarei, todos ellos gobernados por alcaldes del PP y más lejanos a la zona de ubicación de la planta. Mientras algunos alcaldes como el de Beariz o el de Carballiño rechazan hacer "elucubraciones" porque consideran que los alcaldes todavía tienen poca información para hablar del tema, otros como el de Boborás envidia la suerte de O Irixo. "Hay que felicitar al alcalde porque la planta es un regalo de Reyes", afirma Cipriano Caamaño. El regidor dice tener confianza en que las "medidas correctoras" que imponga la Xunta "serán suficientes" y que, por ahora, no tiene "nada que objetar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de diciembre de 2011