Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La abogacía del Consell planteó reparos al proyecto del hospital de Haití

La entidad que se llevó las donaciones es investigada por Anticorrupción

El gran (y fallido) proyecto en cooperación de la extinta Consejería de Solidaridad y Ciudadanía bajo la dirección de Rafael Blasco fue la construcción de un hospital en Haití para colaborar en las labores de reconstrucción del país, asolado por el violento terremoto del 12 de enero de 2010. El centro sanitario estaba destinado a ser un símbolo de la ayuda de los valencianos a los habitantes del país caribeño. La llegada de Alberto Fabra al Palau de la Generalitat supuso la paralización de un proyecto polémico; no solo por los bandazos que sufrió la iniciativa (comenzó con la idea de destinar seis millones de euros para construir una nueva ciudad llamada Valencia); también porque, después de distintos vaivenes, la construcción del hospital se encargó a una entidad, Esperanza Sin Fronteras, implicada en una denuncia que investiga la Fiscalía Anticorrupción sobre el desvío de ayudas de cooperación.

El grupo parlamentario de Esquerra Unida accedió hace unos días al expediente de la construcción del centro. Y el documento aporta distintas sorpresas. No solo en relación a los reparos que puso la Abogacía de la Generalitat a la redacción original de la orden por la que se convocó la construcción del centro. También porque en los documentos no aparece la única entidad que ha cobrado por este proyecto no construido, la Fundación Hemisferio (antes denominada Entre Pueblos), que percibió 177.779,19 euros de las aportaciones de los valencianos a la cuenta abierta por la Generalitat para ayudar a Haití.

La tramitación administrativa contenida en el expediente aborda con profusión aspectos como el proceso por el que el proyecto va cogiendo forma (acuerdos con el Estado de Haití), la elaboración de la orden de convocatoria de las ayudas, o la propia orden y la adjudicación, que finalmente recayó en Esperanza Sin Fronteras. Pero no hace alusión al único pago que ha hecho la Generalitat: los 177.779,19 euros destinados a Hemisferio.

Esta entidad, también investigada por el fiscal como supuesto núcleo de una trama de captación de subvenciones, era la que inicialmente estaba destinada a construir el hospital, sin concurso. Finalmente, Blasco dio marcha atrás y decidió sacar a convocatoria pública el proceso. Pero Hemisferio no salió de vacío. A cambio de la redacción del anteproyecto de la construcción del complejo sanitario y de encargarse de las labores de gestión y seguimiento de unas obras que no se han hecho, esta entidad obtuvo los 177.779,19 euros a través de una resolución del entonces consejero Blasco.

Fuentes de la Consejería de Justicia y Bienestar Social indicaron a este diario que esta organización ha sido la responsable de gestiones como la cesión de los terrenos o la obtención de permisos de obra y construcción, unos trámites que se han llevado ya a cabo a través de la oficina técnica de esta entidad. En el expediente no constan los trabajos elaborados por Hemisferio, ni dato alguno sobre la oficina técnica, su dirección y responsables.

Sí aparece indirectamente una mención a la entidad en el informe de la abogacía de la Generalitat relativo al borrador de la orden de Solidaridad y Ciudadanía por la que se convocan para el año 2011 subvenciones a acciones institucionales en la reconstrucción de Haití a ejecutar por organizaciones no gubernamentales para el desarrollo destinada a sacar a concurso la construcción del hospital: "Se menciona la existencia de un anteproyecto, el cual no ha sido remitido a esta abogacía general; debemos señalar que desconocemos el grado de definición del mismo y si es, por tanto, un anteproyecto o constituye un verdadero proyecto técnico". Además, alude a que "se desconoce si el anteproyecto ha sido redactado por la propia consejería convocante o por un tercero ajeno a la misma".

El documento de la abogacía también advierte "incongruencias" en el documento elaborado por la Consejería de Solidaridad y Ciudadanía. Al aludir a la construcción del centro, los letrados de la Generalitat destacan que la línea de ayudas que figura en los presupuestos a la que se refiere la orden, atañe a acciones en plural y trata de un complejo sanitario. Ello sugiere que el legislador "pretende que haya la máxima concurrencia" y no "que solo se conceda una única subvención a una única entidad".

La intención inicial de la consejería era presentar como un todo la construcción del hospital por cuatro millones de euros, cuando las bases de la convocatoria "deberían especificar tanto los proyectos concretos de construcción de las distintas unidades arquitectónicas que se entienden necesarios para formar el complejo sanitario", así como "las concretas acciones complementarias cuyo desarrollo se estima necesario abordar".

El escrito de la abogacía insta a corregir este aspecto y la consejería lo hizo. Dividió lo que era un lote único en tres lotes distintos. Por una parte, la construcción del hospital (con una subvención de 3,45 millones de euros); la reforma de la posta sanitaria de Belle-Anse (100.000 euros) y acciones complementarias, como "la adquisición, montaje y puesta a punto del equipamiento médico", entre otras cuestiones (450.000 euros).

El resultado final, sin embargo, fue el que la abogacía quiso evitar. Se presentaron tres entidades. Esperanza sin Fronteras optó a hacerse con los tres lotes, Sotermun (Asociación de Solidaridad con los Trabajadores y Trabajadoras de los Países Empobrecidos, vinculada al sindicato USO), al primer lote, y Fuden (Fundación para el Desarrollo de la Enfermería) al último. Pero Sotermun desistió "por causas internas organizativas" y Fuden quedó excluida "por no cumplir el objeto de la convocatoria". Así, finalmente, Esperanza sin Fronteras se hizo con los tres lotes.

La diputada de Esquerra Unida Marina Albiol señaló a este periódico: "Vamos a pedir al Consell que explique si el hospital ya no se va a construir y qué pasa con los compromisos internacionales establecidos con las autoridades de Belle Anse, el Gobierno de Haití y el Comité de Reconstrucción". Albiol consideró sospechoso que se presentaran al concurso tres entidades, que una de ellas desistiera y la otra fuera excluida. La diputada prepara preguntas escritas y otras iniciativas parlamentarias sobre el asunto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de diciembre de 2011