Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La memoria virtual de El Cabanyal

El Ministerio de Cultura patrocina un proyecto para revalorizar el patrimonio

Cabanyal Archivo Vivo es un proyecto original de La Esfera Azul nacido "para perdurar y abierto a ciudadanos e instituciones". La tecnología se pone en esta ocasión al servicio del patrimonio histórico de este barrio de fachadas modernistas y amenazado por los planes urbanísticos del Ayuntamiento. "La mejor manera de proteger el patrimonio es darlo a conocer", explicó ayer Emilio Martínez, coordinador de este proyecto multidisciplinar que reúne a 50 creadores de diferentes disciplinas.

El proyecto, patrocinado por el Ministerio de Cultura que preside Ángeles González-Sinde, recoge acciones que tienen lugar en espacio real y en Internet.

El montaje Hablemos sobre El Cabanyal recoge más de 100 testimonios, digitalizados, donde vecinos y residentes ocasionales como el escritor José Luis Sampedro cuentan sus vivencias sobre el barrio. "Hablas con los vecinos, con las generaciones más jóvenes y la sensación que trasladan es como de paraíso perdido", resumía ayer Lupe Frígols, responsable de La Esfera Azul, un grupo artístico nacido en el barrio de Velluters y emblemático en los años 90.

Los organizadores responden al PP que es una iniciativa "abierta a todos"

Una ficción sonora para teléfono móvil sigue al visitante en su recorrido

A partir del lunes, 12 de diciembre, especialistas en arquitectura, conservación del patrimonio y asociaciones vecinales dialogarán sobre los riesgos de la pérdida de identidad que acechan a los barrios de las ciudades contemporáneas.

Bajo el título Derivas virtuales, varios grupos de artistas y especialistas crean ficciones sonoras a través de los teléfonos móviles para acompañar los recorridos por El Cabanyal. Imágenes y sonidos del dispositivo se mezclan con los escenarios reales. Otras experiencias recrean edificios emblemáticos ya desaparecidos y en tres dimensiones, como el antiguo mercado del Cabanyal, en la plaza del Doctor Lorenzo Flor.

Y para los más pequeños, Silvia y Javier Molinero han creado materiales para que los escolares conozcan, a través de recortables de papel y barajas de cartas, las fachadas tan particulares de este emplazamiento marinero que ha sobrevivido a incendios y guerras.

El proyecto ha provocado una agria reacción en las filas del PP, que el pasado martes emitió un comunicado, acusando a la ministra Ángeles González-Sinde de patrocinar actos que atentan contra el plan urbanístico aprobado hace años por el Gobierno local de Rita Barberá. En esencia, el plan oficial prevé demoler unas 1.600 viviendas -de hecho, parte en dos el barrio- para prolongar la avenida de Blasco Ibáñez hasta el mar. En esta prolongación se previó en su día la construcción de bloques de viviendas protegidas que siguen sin realizarse décadas después.

"Es una opinión bastante sesgada porque este proyecto habla de posibilidades y oportunidades para una zona de Valencia", dijo Emilio Martínez. Este, desde su responsabilidad como coordinador, insistió en que los organizadores no entran a discutir los planes del Ayuntamiento. "Es una decisión política", agregó. Lupe Frígols y Marisa Giménez, de La Esfera Azul, apostillaron que este proyecto está a disposición de todos, "también del Ayuntamiento", y aseguró que si "El Cabanyal cambia, quedará un archivo de la memoria que permitirá a las nuevas generaciones conocer cómo era este barrio".

El portavoz socialista en el Ayuntamiento, Joan Calabuig, lamentó que el PP apure hasta el último minuto su discurso "de confrontación y victimismo" con el Gobierno central, por las críticas a la ministra de Cultura por "colaborar con una iniciativa ciudadana", en referencia al proyecto presentado ayer en el Centre Octubre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de diciembre de 2011