Traje viejo, bombero quemado

La antigüedad de algunas indumentarias multiplica el riesgo en un incendio

Los recortes y la mala gestión del Consorcio Provincial de Bomberos pusieron ayer en serio peligro la vida de un efectivo cuando intervenía en el incendio de una vivienda en Santa Pola (Baix Vinalopó). El bombero, parapetado en un vetusto traje ignífugo de una antigüedad superior a quince años, sufrió quemaduras de segundo grado. La víctima, dada de alta horas después, resultó herida en los dedos de sus manos y rodillas. En el incendio, otro hombre, inquilino de la vivienda, resultó herido grave vital y otro necesitó atención médica por inhalación de humo.

Hasta el lugar del suceso se desplazaron cinco miembros del cuerpo. Según relataron bomberos, junto al afectado intervenía otro compañero. Este último, que realizaba las mismas tareas y en las mismas circunstancias que la víctima, sí iba enfundado en un equipaje nuevo. La eficiencia de su traje le libró de posibles quemaduras.

El accidente "alarmó" ayer al resto de bomberos del Consorcio Provincial de Alicante. La plantilla, de unos 500 efectivos, reclama desde hace un año la renovación del material viejo y desfasado.

Según Javier Miñano, delegado de la junta de personal, las últimas 33 incorporaciones al cuerpo alicantino de bomberos, efectuadas hace ya un año, carecen desde entonces del equipamiento apropiado "con el grave riesgo que conlleva para su integridad física". Miñano denuncia que los nuevos agentes se protegen con trajes que ya habían sido retirados, algunos de ellos "incluso están rotos". "Afortunadamente la intervención fue relativamente corta y fácil, de haberse alargado en el tiempo habría puesto en serias dificultades al compañero", apostilló Miñana. Y agregó: "Los que cuentan con el material viejo están lógicamente preocupados".

Los efectivos trabajan en escenarios donde la temperatura puede oscilar entre 800 y 1.000 grados, por lo que el retraso en la renovación del material irrita a la plantilla. De hecho, cuentan, ya han remitido varios escritos a la dirección del Consorcio provincial para exigir la urgente compra del material preceptivo.

Fuentes sindicales apuntan que la financiación del personal y equipamiento de los bomberos corresponde en un 50% al Con-sell y el resto, depende de la Diputación de Alicante y de los ayuntamientos consorciados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 05 de diciembre de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50