Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Empresas & sectores

OHL presume de anticipación

El cambio de estrategia en 2002 permite al grupo crecer a dobles dígitos en plena crisis

Acaba de desembarcar en Australia, de hacerse con una porción de 590 millones de euros en la tarta de 6.736 millones en que se cifra la adjudicación del AVE de Medina a La Meca a un consorcio español, y de firmar unos días antes un contrato de 932 millones para la conexión submarina por tren entre las orillas europea y asiática del Bósforo, en Estambul (Turquía).

OHL no es inmune a las dentelladas de la crisis -esta semana su presidente ha reclamado al nuevo Gobierno de Rajoy que aumente la inversión en infraestructuras con "una política activa, programada y a largo plazo"-, pero en el reino de los ciegos que es hoy el sector español de construcción y servicios al grupo del marqués de Villar Mir le va relativamente mejor.

En lo que va de año las ventas crecen un 13,6%, y los beneficios, un 21%

En los nueve primeros meses del año OHL incrementó sus beneficios en un 15% y su resultado bruto de explotación (Ebitda) en un 23% respecto a igual periodo de 2010, pese a caer sus ventas un 1,6% por el descenso del negocio de la construcción en España, y registró un endeudamiento neto total superior en un 12,4% al del cierre del ejercicio 2010 (la deuda con recurso a 30 de septiembre fue un 16% inferior a la contabilizada en junio, pero un 19% superior a la reseñada al término del pasado ejercicio). Su cartera de pedidos se situó en 6.194 millones, un 22,7% más que en septiembre de 2010, sin tener en cuenta las últimas adjudicaciones que ha conseguido (las citadas del AVE saudí y del túnel turco).

Unas "cifras sólidas", en opinión de los analistas de Renta 4, "apoyadas por un negocio internacional que evoluciona favorablemente, por una reducida exposición a España y por el mantenimiento de la tendencia de crecimiento en la cartera del grupo" por lo que recomiendan a los inversores sobreponderar el valor. Los analistas de Banesto Bolsa, en una nota a sus clientes, han destacado en estos resultados la "relevante fortaleza" de su negocio en "concesiones (por evolución en tráficos, madurez de las nuevas autopistas y otras actividades), en especial en Brasil, pese al cambio de criterios en la consolidación contable (normas Ifric)" y una "caída en construcción superior a lo previsto". Los expertos de Ahorro Corporación dicen que los resultados están "por encima de las expectativas a nivel operativo, con beneficio neto en línea y con la deuda comportándose mejor de lo esperado".

No hay previsiones públicas nuevas para el cierre del ejercicio en la constructora y concesionaria, pero el Grupo Villar Mir, en el que está integrada OHL (la matriz posee el 61% de su capital) y al que esta compañía aporta el 69% del total de sus ventas y el 85% de su Ebitda, prevé, según ha desvelado hace diez días su presidente, Juan Miguel Villar Mir, en un encuentro organizado por Intereconomía Conferencias, aumentar el beneficio neto un 32% este año, hasta los 373,3 millones; las ventas, un 15,2%, hasta los 8.200 millones, y el Ebitda, un 21%, hasta los 1.500 millones.

Cifras y previsiones que prueban "el éxito de la estrategia diseñada en 2002 por OHL", según afirman fuentes de la compañía, "cuya consolidación y acierto le han permitido anticiparse a los actuales problemas económicos-financieros y obtener unos excelentes resultados en los principales parámetros del negocio". Una estrategia que se apoya, agregan, "en cuatro grandes principios" (fuerte crecimiento en concesiones de infraestructuras de transporte y en construcción internacional; una reducción rigurosa de la construcción residencial desde 2002 y una exclusión de toda la actividad inmobiliaria; y una política financiera conservadora). Gracias a esta estrategia, señalan estas fuentes, OHL ha logrado crecimientos anuales acumulados en el periodo 2002-2010 del 13,6% en ventas, del 23,3% en Ebitda, del 21,2% en beneficio neto y del 32,9% en cartera de pedidos.

El otro gran impulsor de la transformación y de los resultados del grupo ha sido su apuesta acelerada por la actividad internacional. OHL está presente hoy en 30 países de los cinco continentes y al cierre de 2010, según resaltan fuentes de la empresa, se situó como octavo mayor grupo mundial en el mercado de concesiones de infraestructuras de transporte (según el ranking de Public Works Financing); como el mayor inversor privado en infraestructuras en Latinoamérica; como el primer grupo en el sector de autopistas en concesión en Brasil (tiene 3.226 kilómetros en nueve concesiones y una cuota de mercado del 22%); ocupó el puesto 21 entre los 225 mayores contratistas internacionales, según Engineering News-Record, y fue líder mundial en construcción de hospitales.

Nueve años después del inicio de esta estrategia, con datos al cierre del ejercicio 2010, OHL es un grupo más concesionario que constructor (las concesiones aportan el 74% de su Ebitda y el 90% de su cartera) y más internacional que doméstico (los mercados exteriores le aportan el 70% de las ventas, el 93% del Ebitda, el 90% de la cartera y el 71% de su plantilla). "Gracias a tener fuera en este momento los principales fundamentos de la generación de recursos podemos mantener una dinámica de crecimiento que permite hablar de travesía segura en medio de la tormenta", afirman en el grupo. La generación de fondos está concentrada, explican, en dos de las economías emergentes más potentes: Brasil y México.

El tercer gran objetivo de OHL, recuerdan en la compañía, es reducir el endeudamiento corporativo y recuperar la calificación crediticia de "investment grade lo antes posible". Quiere situar su ratio de deuda neta (con recurso) sobre Ebitda en tres veces para la conclusión del ejercicio 2011 y en dos veces para el cierre de 2012. Para ello está reduciendo su apalancamiento corporativo mediante la articulación de una financiación autónoma de su filial OHL Concesiones, que la independiza de los flujos de caja del negocio de construcción, y mediante el repago de créditos desde la citada filial a la matriz.

OHL Concesiones ha completado en unos meses 2/3 del objetivo total de devolver 600 millones a la matriz en 2011 y 2012 (el resto del repago, 200 millones, se pretende extraer de una rotación de activos maduros y no estratégicos y de un posible reapalancamiento de concesiones maduras).

Dentro de las desinversiones en activos no estratégicos, la matriz se ha desprendido hace quince días de Inima (su filial de medio ambiente). La firma ha sido vendida por 231 millones (incluidos unos 50 de deuda) a la coreana GS Engineering & Construction. OHL tiene sobre la mesa desinversiones en Chile, España y, a más a largo plazo, en México.

En el análisis de la deuda neta corporativa hay que tener en cuenta otras consideraciones adicionales, según OHL. Tenemos un perfil "muy cómodo de vencimiento", dicen en el grupo de Villar Mir. Tras la emisión de bonos realizada en marzo de 2011 (425 millones a siete años) OHL se ha liberado de necesidades de refinanciación en los próximos 2-3 años y tiene "una fuerte posición de liquidez". "Nuestra plataforma de líneas de crédito bilaterales está renovada por encima del 100%", explican en la matriz.

OHL destaca, por otra parte, el crecimiento de su cartera internacional de construcción en 2011. "Está siendo excepcional", señalan en la compañía, "no solo por el importe (unos 2.400 millones más), sino también por su calidad al incluir proyectos emblemáticos, como el Centro Hospitalario de la Universidad de Montreal, el AVE a La Meca, la conexión del Bósforo, un viaducto en Kuwait o las ampliaciones de los metros de Toronto y Nueva York, y con una diversificación geográfica equilibrada". Esa cartera en el exterior, agregan en OHL, garantiza un "fuerte crecimiento orgánico en la actividad de construcción" durante los próximos dos años, y "compensa ampliamente la caída de actividad en España".

La trayectoria bursátil de OHL sufre empero los quebrantos de la crisis (cerró noviembre con una caída en el año del 14,8%) y eso que Villar Mir elevó al 61% su participación para mostrar al mercado la infravaloración que sufren las acciones y su confianza en el futuro de la empresa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de diciembre de 2011