Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Raíces

Se ha convertido ya en un lugar común de la derecha española, siguiendo la doctrina del Papa filósofo, la reivindicación de la esencia cristiana de Europa. La última ha sido Esperanza Aguirre, quien, ante un selecto auditorio de representantes de escuelas católicas, ha afirmado que "los extraordinarios valores que nos ha legado el cristianismo constituyen la base de la civilización occidental".

Y ya va siendo hora de desenmascarar esta falacia.

Porque si la "civilización occidental" puede vanagloriarse de algo es del extraordinario avance científico y del conocimiento en general, la libertad de pensamiento y expresión, el reconocimiento de los derechos individuales y colectivos, la igualdad ante la ley de todos los ciudadanos, la separación de Iglesia y Estado, o el establecimiento de una democracia representativa.

Y a todos estos logros históricos se han opuesto y aún lo siguen haciendo, a veces con violencia, las Iglesias cristianas (o, al menos, la católica). Y esas son las únicas raíces en las que a mí me gusta reconocerme.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de diciembre de 2011