Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cospedal lleva a la justicia el trasvase al Segura y rompe la unidad del PP

La paz en el PP en materia del agua no ha durado ni dos semanas después del 20-N. El Gobierno de Castilla-La Mancha anunció ayer un recurso contra el último trasvase del Tajo al Segura aprobado por el Gobierno. Con esa decisión, la secretaria general del partido, Dolores de Cospedal, sigue la política de su antecesor, el socialista José María Barreda, y se enfrenta a los Gobiernos de Valencia y Murcia, también gobernados por el PP.

Los Ejecutivos de Ramón Luis Valcárcel y Alberto Fabra han acorralado a los socialistas en la zona de Levante con el argumento de que el Gobierno de Zapatero no solo derogó el trasvase del Ebro sino que ha intentado cerrar el grifo del Tajo, del que beben más de dos millones de personas.

Ahora, la número dos del PP les rectifica y sostiene que el Ministerio de Medio Ambiente envía demasiada agua a Murcia. El Consejo de Gobierno acordó ayer recurrir judicialmente el trasvase de hasta 270 hectómetros cúbicos que el Gobierno aprobó para el segundo semestre de 2011. Como el máximo anual posible por ley es de 600 hectómetros, con esa decisión, Medio Ambiente rozaba el máximo, aunque luego no se trasvasa tanto como se autoriza. Barreda ya acumuló una cantidad enorme contra el ministerio, y todos fueron desestimados. En junio, Castilla-La Mancha envió un escrito al ministerio en el que le acusaba de vulnerar "los legítimos intereses" de Castilla-La Mancha, aunque Cospedal negó después que se opusiera al trasvase.

Al próximo Gobierno

El portavoz del Ejecutivo castellano-manchego, Leandro Esteban, afirmó que han decidido "acudir a los tribunales para defender los intereses de Castilla-La Mancha". El anuncio se produjo antes de la comida entre los barones del PP organizada por Rajoy, a la que acudieron Cospedal, Fabra y Valcárcel.

Antes de final de año, hay que decidir un nuevo desembalse, y el Gobierno en funciones ya ha avisado al PP de que no piensa tomar ninguna decisión y que se lo deja para el próximo ministro. Durante ocho años, el PP ha defendido los trasvases, pero ahora El trasvase del Ebro hasta Almería está descartado y la número dos del partido también carga contra el del Tajo. Desde mayo, los populares también gobiernan Castilla-La Mancha y Aragón y el equilibrio de poder se desplaza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de diciembre de 2011