Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La acumulación de dietas dispara más del 40% el sueldo de varios ediles

Trias, Fernández Díaz y García Albiol cobran 35.000 euros anuales en complementos - Los pluses de Portabella casi duplican su nómina

Las dietas que cobran los cargos políticos por su representación en diferentes Administraciones acostumbran a significar una parte importante de sus ingresos. En algunos casos, puede ayudar a duplicar el sueldo público, como en el caso del concejal barcelonés de Esquerra, Jordi Portabella. La mayor parte de ediles de la capital catalana combinan su cargo municipal con la asistencia a otros entes, como la Diputación de Barcelona, el Consejo Comarcal del Barcelonès y el Área Metropolitana de Barcelona (AMB).

Tomando una pequeña muestra de concejales con cargos en varias Administraciones, se puede observar (véase cuadro adjunto) el volumen de estas dietas, que no tributan y que complementan un sueldo ya nada despreciable. Uno de los más beneficiados es Portabella, que a su sueldo municipal de 65.500 euros se suman 61.200 euros más en dietas. El caso del concejal republicano es único y se explica por el sonado batacazo de Esquerra en las últimas elecciones municipales, que los dejó fuera de prácticamente todas las grandes ciudades. Portabella se quedó como único representante ERC en la conurbación de Barcelona y debe compaginar su tarea como concejal en la capital catalana, con los cargos de diputado provincial, vicepresidente en el Consejo Comarcal del Barcelonès y en la AMB.

Otra beneficiada es la alcaldesa socialista de L'Hospitalet, Núria Marín, cuyos cargos en la Diputación y en el ente metropolitano le permiten una contraprestación de 50.000 euros en dietas, que se complementan a su sueldo de 77.000 euros anuales.

Pero ni Marín ni Portabella son los mejores pagados. El alcalde de Barcelona, Xavier Trias (CiU), es quien disfruta de una nómina más engrosada. Le siguen dos ediles populares: Alberto Fernández Díaz y Xavier García Albiol, ambos con un sueldo de 96.900 euros que reciben de la Diputación de Barcelona, que después complementan con dietas de los Ayuntamientos de Barcelona y Badalona, respectivamente.

A pesar de tener varios cargos, no todos los ediles llegan a sumar nóminas de seis cifras. La alcaldesa socialista de Santa Coloma, Núria Parlón, suma 80.000 euros del Ayuntamiento, AMB y Consejo Comarcal.

Los cargos políticos también pueden picotear otras dietas por formar parte de consorcios y otros organismos públicos. Por ejemplo, el Consorcio de la Zona Franca paga entre 1.200 y 3.600 euros anuales a varios concejales barceloneses, entre ellos Xavier Trias y Alberto Fernández DíazMucho ruido y pocas nueces. Todos los partidos coincidieron ayer en defender la austeridad en las retribuciones políticas adecuadas, sin proponer ni promover una revisión a fondo del sistema de dietas. Por este concepto, la Diputación destina cerca de 600.000 euros; el Área Metropolitana, 800.000 euros, y 240.000 euros el Consejo Comarcal del Barcelonès.

El portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, se desentendió ayer de la polémica asegurando que no tiene competencias sobre el resto de Administraciones. No obstante, Homs defendió que en empresas y organismos de la Generalitat las dietas se han limitado.

Desde el PSC apostaron por ajustar las retribuciones a las funciones que desempeñan los cargos políticos y por evitar las duplicidades y el sobredimensionamiento en las Administraciones. Por su parte, ERC defendió unas retribuciones justas pero austeras para los políticos, pero aseguró que cada Administración debe decidir si revisa los importes.

El concejal de ICV-EUiA de Barcelona, Ricard Gomà, aseguró: "no se puede esconder la cabeza bajo el ala" en el tema de las dietas y apostó por la supresión de las diputaciones y del Consejo Comarcal del Barcelonès. Menos crítico se mostró el edil conservador Alberto Fernández Díaz, quien se limitó a defender la congelación de las retribuciones del Consistorio barcelonés y la reducción en la Diputación, informa Camilo S. Baquero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de noviembre de 2011