Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vela busca razones para cambiar el modelo de financiación autonómica

El consejero convoca al comité de sabios para finales del mes de diciembre

El consejero de Hacienda, José Manuel Vela, ha decidido cargarse de argumentos para reclamar al Ministerio de Economía un nuevo sistema de financiación autonómica. Vela anunció ayer que en la tercera semana de diciembre -días antes de la constitución del nuevo Gobierno de Mariano Rajoy- convocará a la comisión de expertos sobre financiación autonómica nombrada por las Cortes para analizar la liquidación del ejercicio de 2009 y sentar las bases del nuevo modelo que reivindicará ante el Gobierno.

Vela se mostró convencido de que la propuesta de un nuevo modelo de financiación contará con el consenso de todas las fuerzas políticas porque es una cuestión "fundamental que de una vez por todas" la financiación per cápita de los valencianos se aproxime a la media estatal. "Sin consenso en temas de ese tipo no iremos a ningún lado", recalcó el consejero encargado de los presupuestos de la Generalitat.

La Generalitat cerró el tercer trimestre con un déficit del 2,32% del PIB

Los tres grupos parlamentarios de la oposición están de acuerdo en cambiar el sistema de financiación autonómica, aunque faltan por concretar las bases que podrían suscribir conjuntamente. Además, a esta exigencia de revisar el sistema de financiación autonómica se ha sumado la reivindicación al Estado de la "deuda histórica" por parte del Consell. Una deuda que el presidente Alberto Fabra cifra en más de 8.000 millones de euros.

La decisión de convocar al comité de sabios para actualizar el análisis del sistema de financiación autonómica se produjo ayer, el mismo día que el Ministerio de Economía anunció que la Comunidad Valenciana, junto con Murcia y Castilla-La Mancha, era una de las tres autonomías que a finales del tercer trimestre ya incumplía el objetivo de déficit fijado para 2011. Según los datos del Ministerio, la Generalitat cerró el tercer trimestre con un déficit del 2,32%, cuando el objetivo anual está fijado en el 1,3%.

El responsable de la cartera de Hacienda del Consell también anunció que el próximo mes de enero presentará un plan de pago a los proveedores de la Generalitat, que acumulan retrasos hasta de dos años. "Será un plan coherente, que se cumplirá y que aliviará de forma muy ostensible" la situación de los proveedores.

El plan para pagar las deudas a los proveedores se basa en la emisión de bonos patrióticos de la Generalitat. Con ellos, la Consejería de Hacienda pretende obtener de los particulares la financiación que no logra de las entidades de crédito. "Aquí va a cobrar todo el mundo, no se trata de impagos, sino de retrasos en pagos difícilmente justificables en muchos casos", admitió el consejero, que achacó a la situación a los mercados financieros.

Los bonos patrióticos de la Generalitat se pueden suscribir actualmente por un plazo de un año al 5% anual o a dos años al 5,5% anual, con un importe mínimo de 1.000 euros y un máximo de dos millones.

Interventores y funcionarios

Las cuentas de la Generalitat tendrán a partir del año que viene un control más exhaustivo. El consejero de Hacienda, José Manuel Vela, recordó ayer que en la ley de acompañamiento de los Presupuestos de al Generalitat para 2012 se crea una unidad específica de interventores que podrá fiscalizar programas de gasto concreto o incrementar el control sobre la gestión de las empresas públicas. La medida pone fin a años de laxitud en el control de las cuentas de la Generalitat, situación que ha propiciado escándalos relacionados con la mala gestión y la corrupción, buena parte de los cuales está pendiente de los tribunales.

Vela se mostró esperanzado con la idea de que ese colectivo de interventores analice la eficacia y la eficiencia de políticas determinadas y que complete la supervisión que realizarán la Consejería de Hacienda, la Intervención General y la corporación pública empresarial valenciana.

Por otra parte, el responsable de Hacienda anunció que los funcionarios de la Generalitat empezarán a trasladarse al complejo 9 d'Octubre de Valencia en enero de 2013. José Manuel Vela argumentó que el nuevo complejo administrativo, en la antigua cárcel Modelo de Valencia, no ha costado ni un euro al contribuyente, ya que el edificio de los antiguos juzgados se vendió por 110 millones de euros y las nuevas instalaciones no superarán los 105 millones de coste.

Las nuevas oficinas de la Generalitat multiplicarán la anterior superficie y alcanzarán los 112.000 metros cuadrados. Con el traslado a este complejo se liberarán alquileres por un importe anual de 7,5 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de noviembre de 2011

Más información