Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP marca distancias con López en sus enmiendas a las cuentas

Los populares registran mañana por separado sus iniciativas

El tercer presupuesto consecutivo que el Gobierno y el PSE negocian con el PP es el que los socios preferentes de Patxi López están abordando con mayor distanciamiento. El Grupo Popular registrará a mediodía de mañana en la Cámara sus enmiendas al proyecto de cuentas de 2012, con las que busca marcar tanto su propio perfil como esa distancia con el proyecto de los tres debatidos que claramente menos gusta al PP.

Muestra de esa frialdad política es que, a diferencia de las dos ocasiones precedentes, ni ambos socios han querido que quedase constancia gráfica de las reuniones que han mantenido sobre las cuentas ni suscriben enmiendas conjuntas. Cada uno va por su lado.

En la ejecutiva y el grupo parlamentario del PP se sigue viendo factible cerrar un nuevo acuerdo "si el PSE quiere", ya que aún queda casi un mes de tramitación del proyecto en la Cámara. Sin embargo, esa idea marcha de la mano con el malestar con unas cuentas en que "se podía haber recortado mejor de otros sitios", en palabras de un miembro relevante de la dirección de Antonio Basagoiti.

Los populares quieren que se visualice su poder en Álava y Vitoria

Los populares reconocen que, debido a la crisis, son los presupuestos más díficiles que ha tenido que elaborar el Gobierno desde la llegada de los socialistas a Ajuria Enea en 2009. Pero discrepan seriamente de que el ajuste rebaje las ayudas sociales o afecte a los trabajadores públicos, decisión esta última que, aseguran, no les comunicó previamente el Gobierno. Y ello cuando las críticas a las autonomías populares por sus ajustes y a las intenciones de Rajoy en tal sentido fueron uno de los pilares de la pasada campaña electoral socialista.

El PP, además, tiene esta vez dos instituciones a las que defender: la Diputación alavesa y el Ayuntamiento de Vitoria. Así, lleva a sus enmiendas que el Ejecutivo se comprometa a invertir en proyectos estratégicos de ambas, cuya financiación se resiente por el sombrío estado económico foral y municipal. Visualizar ambos gobiernos del PP ha condicionado incluso el listado de las demás iniciativas del socio preferente, ya que la crisis también fuerza a la contención a la hora de pedir.

El resto de las enmiendas populares se articulan sobre tres pilares, según fuentes del partido: educación (FP y apoyo al trilingüismo), industria (medidas de apoyo a la creación de empleo por los emprendedores y a la formación laboral) y sanidad (inversiones en infraestructuras, con especial atención a la construcción del hospital universitario de Álava). Junto a ello, el PP ha querido "corregir algunos programas importantes que quedaban algo tocados", según un parlamentario que ha participado en las negociaciones.

El plazo para registrar enmiendas al proyecto presupuestario concluye el martes. El PNV, que en los dos últimos años no presentó una a la totalidad, analiza aún su decisión. Aralar y las tres formaciones del Grupo Mixto (EA, EB y UPyD) reclamarán la devolución de las cuentas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de noviembre de 2011