Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:TELEVISIÓN

Fracasos exprés

Las cadenas fulminan los programas cuando flaquean las audiencias - Cuatro cancela 'Las noticias de las 2', formato producido por El Terrat

Fracasar en televisión es mucho más fácil y frecuente que triunfar. Las estadísticas revelan que más de la mitad de los programas que se estrenan cada temporada no alcanzan la cuota media de la cadena, la frontera que separa el éxito de la derrota. Algunos cursos especialmente infaustos la mala estrella se ceba con el 90% de los nuevos espacios. La historia de la televisión está jalona de experimentos con vida efímera por falta de audiencia. Es lo que le ha pasado a Las noticias de las 2, el espacio de humor emitido en Cuatro y confeccionado por El Terrat. La cadena anunció ayer que ambas partes han decidido de común acuerdo finalizar la producción del programa al no haber respondido "a las expectativas de audiencia".

Esas expectativas estaban, teóricamente, en torno al 6% de cuota de pantalla, la media de Cuatro en el pasado mes de octubre. Pero el espacio en el que Silvia Abril y Ana Morgade aspiraban a imitar un telediario compuesto por noticias aliñadas con un toque satírico, se ha quedado en un tercio de las previsiones. El jueves pasado, un día antes de que se anunciara oficialmente su retirada de la parrilla, el programa de la factoría de Andreu Buenafuente alcanzó un 1,7% de la audiencia. En total: 351.000 personas.

A la misma hora El intermedio conseguía 1.294.000 espectadores (6,4%) y El hormiguero era seguido por 2.714.000 (13,5%), datos más ajustados con la media de sus respectivos canales: La Sexta y Antena 3. Inflación de programas chistosos. Tres programas de humor simultáneamente parece que no es una oferta que le haga mucha gracia a la audiencia. Tampoco a Morgade. Este es su segundo batacazo en lo que va de temporada tras el registrado con Frikiliks, el espacio de zapeo que conducía junto al histriónico Rodolfo Chikilicuatre.

Alcanzar el triunfo con formatos de humor es un objetivo especialmente complejo en la televisión contemporánea. Anabel Alonso lo intentó en La Sexta con Poco que ganar, mucho que perder, la gran apuesta de la franja de sobremesa para esta temporada que apenas duró un mes en antena. Esta cadena ya había fulminado Tarde directo, producido por Mediapro, otro traspiés de La Sexta.

La poca paciencia de los operadores, que exigen resultados al instante, culmina en los cada vez más frecuentes fracasos exprés. En las últimas semanas se han caído de la parrilla No le digas a mamá que trabajo en la tele (Cuatro), Comer, beber, amar (Antena 3) o Un restaurante en mi salón (Cuatro). Ofertas como El comecocos o Salta a la vista pueden correr idéntica suerte. Ese mismo jueves, el primero obtuvo una cuota de pantalla del 2,7% y el segundo registró el 1,8%, porcentajes que auguran un cierre inminente si no logran ganar adeptos y remontar.

También la ficción nacional ha sido víctima de la presión del share. Las series Cheers y Parejología, ambas de Telecinco, han sido retiradas a las pocas semanas del estreno. La audiencia (su ausencia) ha engullido esta temporada el programa de cotilleos de Antena 3 Dónde estás corazón, que presentaba Jaime Cantizano. El desgaste del formato y un público en regresión puso fin a DEC de un plumazo. Telecinco ha cancelado abruptamente Resistiré ¿vale? y Enemigos íntimos. Aunque, en esta ocasión, por "ajustes de programación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de noviembre de 2011