Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Táboas deja solo a Aymerich en la pugna con la UPG por liderar el Bloque

Destacados miembros de la corriente Máis Galiza se dan de baja en ese grupo

Esta tarde, una convención designará al portavoz parlamentario del BNG, Carlos Aymerich, como referente de la fracción Máis Galiza para optar a liderar al Bloque en la Asemblea Nacional de enero. Pero el diputado se encontrará un poco más solo que cuando se constituyó la corriente en noviembre de 2009. Su número dos, y una de sus caras más reconocidas públicamente, la exconselleira de Vivenda Teresa Táboas, ha abandonado la militancia en Máis Galiza. No se trata de la única baja relevante en la formación: el responsable de Organización de la misma, Luís Barcia, y el que fuera secretario general de Relacións Institucionais con el bipartito Xoán Antón Pérez-Lema también han dado un paso atrás.

El exsecretario general de Quintana, Pérez-Lema, también abandona

Máis Galiza tomó forma a partir del cónclave nacionalista que en mayo de 2009 desembocó en la portavocía nacional de Guillerme Vázquez. A este, cabeza de una Alternativa pola Unidade promovida por la Unión do Povo Galego (UPG), opuso Carlos Aymerich su candidatura, que perdió por estrecho margen: se quedó en 44,9%, frente al 55,1% de Vázquez. A los pocos meses nació Máis Galiza, con dos figuras en primera línea, la del propio Aymerich y la de a Táboas, y los llamados quintanistas. Pero esta última, también coordinadora ejecutiva del Bloque, se fue distanciando cada vez más de las posiciones adoptadas por la corriente en la relación de fuerzas internas del BNG.

Mientras Aymerich -aún anteayer lo repitió al anunciar que aspira a encabezar el Bloque- parece buscar la posibilidad de un acuerdo con la otra gran sensibilidad del frente de partidos -la nucleada en torno a la UPG-, Táboas defiende acercarse al Encontro Irmandiño de Xosé Manuel Beiras y disputar así la hegemonía a la U. Esta opinión la comparten Pérez-Lema, Barcia, Xosé Antón Jardón, exalcalde de Vilar de Santos y delegado de Industria en Ourense con el bipartito o exdiputado Pablo González Mariñas. De hecho, y tras los resultados electorales del 20-N, en los que el BNG conservó los dos parlamentarios en Madrid pero retrocedió ligeramente en porcentaje de votos, la diputada compartió análisis con los beiristas y exigió, al igual que estos, la dimisión de toda la Executiva Nacional, de la que ella misma forma parte. El pasado juevez, justo cuando Máis Galiza difundió que presenta a Aymerich para intentar liderar el BNG, los irmandiños afirmaron que "no es momento para postular candidatos". Y el pasado lunes los beiristas habían sido los primeros en exigir la renuncia de toda la Executiva Nacional.

Pero, de momento, sobre la mesa del Consello Nacional -máximo órgano entre asambleas del Bloque- que hoy se reúne en Teo solo se encuentra el cargo de portavoz nacional de Vázquez. Este lo puso "a disposición" de la organización el martes -"para no ser un obstáculo para nadie"- en la misma comparecencia en la que ofreció la valoración colegiada de la dirigencia nacionalista sobre los comicios. "Fueron unos buenos resultados", expuso Vázquez entonces.

Aymerich lo contradijo el miércoles y aseguró que "perder 30.000 votos es para reflexionar". "El BNG debe plantearse si queremos tener un 10% como otras fuerzas de izquierda de Europa o si aspiramos a gobernar", añadió Aymerich, quien acabó expresando un deseo de cara a la Asemblea Nacional de enero: "El mejor escenario no es una asamblea de confrontación; no somos enemigos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de noviembre de 2011