Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña mete la tijera a su televisión y cierra dos canales

La Generalitat recortará 40 millones de TV-3 y rebajará los sueldos

Artur Mas se ha lanzado a rebatir con hechos las críticas que le han llovido porque recortaba gasto en todo excepto en políticas identitarias. El Gobierno catalán anunció ayer que TV-3, la joya de la corona del universo mediático catalán, también tendrá que ajustarse el cinturón: el presupuesto de la empresa pública de radio y televisión se reducirá un 13%, cerrará dos de sus seis canales y tendrá que renunciar a emitir la liga de fútbol, que es lo que precisamente le ha permitido mantener el liderazgo de audiencia los últimos años. El mensaje es claro: nada se escapa de los recortes; todo está en revisión.

La televisión catalana recibirá 40 millones menos de la Generalitat y además tendrá que enjugar un déficit de 21. El recorte de gasto, pues, alcanzará los 61 millones en un presupuesto que este año asciende a 321. El Gobierno catalán prevé que la mayor parte de la reducción vaya a cuenta de los trabajadores. No habrá despidos, pero sí recortes salariales en un organismo, la Corporación Catalana de Medios de Comunicación, que cuenta con 2.700 empleados para seis canales de televisión y cuatro de radio.

"Con este presupuesto no habrá Liga de fútbol", advierte la directora

Mas lanza el mensaje de que no solo recorta en políticas sociales

Además de las críticas de la oposición -menos el PP- el Gobierno catalán tuvo que escuchar ayer el descontento de la propia directora de TV-3, la periodista Mònica Terribas, que aseguró que la cadena no podrá mantener el actual modelo de servicio público que desarrolla. Además, dejó claro ante el Parlamento catalán que peligra la emisión de partidos de Liga. "Con estos presupuestos no habrá Liga de fútbol", aseguró Terribas. Con ello se da por hecho que TV-3 perderá también unos ingresos que le permitían destinar a producción propia de espacios poco comerciales. Los canales que cerrarán todavía no están decididos, pero todo apunta a la cadena temática de deportes Esports3, de reciente inauguración.

La decisión anunciada ayer vuelve a acercar al Gobierno de Convergència i Unió al Partido Popular, formación que ha apoyado a Artur Mas en la cámara autonómica en todas las decisiones complicadas derivadas de los recortes. El PP era el único partido que hasta ahora había criticado el "sobredimensionamiento de TV-3" y ya había pedido cerrar algunos canales. El resto de partidos de la oposición sí criticaron duramente la decisión de la Generalitat, entre ellos el PSC y ERC, a los que Mas quería recurrir para negociar los Presupuestos de 2012.

El portavoz del grupo parlamentario socialista, Joan Ferran, recordó que TV-3 "es algo más que un negocio" y que "ha hecho una gran labor para la normalización del catalán", por lo que pidió recursos para que pueda "cumplir sus objetivos". El diputado republicano Carmel Mòdol aseguró que los recortes condenan a TV-3 a la "inanición" y que todo ello puede provocar consecuencias "catastróficas".

Con este anuncio, el Gobierno de Artur Mas culminó ayer una semana presidida por una segunda oleada de recortes con el objetivo de que la Generalitat ahorre al menos 1.000 millones en 2012 y cumpla el objetivo de déficit del 1,3% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2012. Para ello, la Generalitat necesita hallar 1.600 millones más, que espera alcanzar con la venta de edificios y empresas públicas y con recortes presupuestarios.

Pero para minimizar esa rebaja del gasto público, todas las consejerías están elaborando un listado de tasas y gravámenes que puedan ser incrementadas. Aparte de las medidas anunciadas por Mas, la Generalitat ha identificado un paquete de servicios que sufrirán algún recargo o bien empezará a cobrar. En conjunto, estas tasas aportarán 95 millones de euros al Ejecutivo catalán.

La mayor parte de esa cantidad procederá por la subida de la presión fiscal sobre el juego -bingos, casinos, máquinas tragaperras y apuestas por Internet-. Con ese incremento, el Departamento de Economía prevé recaudar 55,9 millones en 2012. Además de revisar tasas e impuestos existentes, el Ejecutivo de Mas creará más recargos, por ejemplo, sobre servicios prestados en el ámbito de la justicia, que supondrán unos ingresos totales de 25 millones de euros. En concreto, la Generalitat aplicará tasas por interponer recursos de apelación, de contencioso administrativo, solicitudes de segundos testimonios en sentencias o la interposición de demandas de procesos declarativos. El Ejecutivo catalán tratará incluso de rascar dinero del uso del papel, de forma que cobrará 0,05 euros por las fotocopias que realice en DIN A4, lo que le permitirá obtener cerca de 3,3 millones de euros.

Aunque no está dentro de este paquete específico, los turistas también deberán hacer su aportación. Ayer el consejero de Empresa y Empleo admitió que su departamento está estudiando la implantación de una tasa turística que grave las pernoctaciones hoteleras ante la falta de recursos para sufragar las acciones de promoción de las destinaciones catalanas.

Los recortes en cifras

- La Generalitat recortará un 13% su aportación a la Corporación Catalana de Medios de Comunicación. La empresa pública que gestiona TV-3 pasará de un presupuesto de 321 millones a otro de 260.

- Los funcionarios catalanes sufrirán un nuevo recorte en sus salarios que todavía está por determinar. Se les aplicará sobre las pagas extras de Navidad y de verano. El objetivo es ahorrar entre 500 y 600 millones.

- Pago por receta médica. El departamento de Salud impulsa una tasa por cada receta emitida que podría oscilar entre los 20 céntimos y un euro, aunque son cifras todavía abiertas.

- El transporte público y las tasas universitarias subirán por encima del IPC. El canon del agua aumentará hasta un 10% el próximo año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de noviembre de 2011

Más información