Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'lehendakari' planteará a Rajoy "una política penitenciaria diferente"

Patxi López espera "máxima sintonía" en la cita que apalabraron el jueves

El lehendakari, Patxi López, acudirá a su primer encuentro con Mariano Rajoy, una vez este sea investido presidente, con el decálogo de actuaciones que presentó en el Parlamento vasco ya en septiembre, un mes antes de que ETA convirtiera en definitivo su alto al fuego. López defenderá ante Rajoy la conveniencia de "una política penitenciaria diferente". A ello se refirió ayer, aunque sin más concreciones, durante el pleno de control al Ejecutivo de Vitoria. López aprovechó para expresar su intención de "colaborar" con el nuevo Gobierno central en la definición de los pasos a seguir, así como la de hacerlo con "convicción y lealtad".

Frente a quienes en Euskadi le interpelan y le urgen a precisar propuestas y dar pasos concretos -en realidad todas las fuerzas políticas vascas salvo el PP y UPyD-, López indicó que "no pasa nada" por esperar a esa reunión con Rajoy, aún sin fecha pero ya apalabrada para después de la investidura.

El lehendakari y el presidente del PP mantuvieron el jueves una breve conversación telefónica en la que convinieron, según dijo López, "un encuentro sosegado para cambiar impresiones" ante "el reto histórico de enterrar el largo ciclo de la violencia terrorista". La conversación se produjo a las pocas horas de conocerse las declaraciones del presidente del PSE-EE, Jesús Eguiguren, en las que ponía sobre la mesa la posibilidad de romper el pacto vasco con el PP si Rajoy "no empuja a favor de la paz". Aunque también dijo creer en que la colaboración entre ambos Gobiernos será posible, el presidente del PSE advirtió que, en caso de no ser así, "habría que enfrentarse al Gobierno de Madrid" y ello supondría "la ruptura con el PP en Euskadi". López obvió ayer cualquier referencia a esas palabras.

El lehendakari se mostró esperanzado en encontrar "la máxima sintonía" con Rajoy para definir las actuaciones que entiende que procede abordar. Recordó que el Gobierno vasco que preside cuenta ya con una hoja de ruta "con la que se va a manejar en este nuevo tiempo". Una parte esencial de ella, la referida a la política penitenciaria, depende en su integridad del Ejecutivo central, recordó. Por ello resulta esencial esperar a su constitución, para contar con esa "pieza que falta del puzle", dijo.

López y Rajoy pueden chocar en los tiempos: mientras el primero cree que una vez que ETA anunció su cese definitivo no se puede ya mantener la misma política carcelaria, o abogaría por facilitar el regreso a España de huidos sin causas pendientes, así como por la legalización de la izquierda abertzale -en manos de los tribunales-, la posición del PP la expresó ayer su presidente vasco, Antonio Basagoiti: Quien puede conseguir que cambie la política penitenciaria es la izquierda abertzale si reconociendo "el daño causado" y garantizando "que ETA entrega las armas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de noviembre de 2011