_
_
_
_
FICCIÓN

"Lo sexy, lo lascivo y lo brutal hacen de 'Spartacus' un placer culpable"

DeKnight, creador de la serie, y los actores avanzan detalles de la segunda temporada - Los capítulos llegarán en enero con un nuevo protagonista

Álvaro P. Ruiz de Elvira

En 1960, los guionistas del Espartaco de Stanley Kubrick tiraron de ingenio para evitar a la censura e incluir una escena en la que Laurence Olivier intentaba seducir a un esclavo (Tony Curtis). El personaje de Olivier preguntaba al de Curtis por sus preferencias sexuales en el famoso diálogo de las ostras y los caracoles. Pese a todo, la escena no pasó el corte censor y no se pudo ver hasta la restauración de la película en 1991. Dificultades por las que la serie de gladiadores Spartacus, que la cadena Starz acaba de renovar para una tercera temporada, no pasa con su sangre, sexo, sudor y sandalias sin contemplaciones.

Debido a la enfermedad -un linfoma- del actor principal, Andy Whitfield, que falleció el 11 de septiembre a los 39 años, la serie tuvo que ser parada en 2010, antes del rodaje de la segunda temporada. Para no perder el ritmo, se hizo una precuela sin el personaje de Espartaco en forma de miniserie de seis episodios (Spartacus: Dioses de la arena), que Canal + emitió el pasado verano y que se verá en Cuatro el año que viene. Acaba de salir en España el DVD y Blu-ray de la primera temporada. El reparto de la serie y su creador han adelantado aspectos de la segunda temporada, que se estrenará en Estados Unidos en enero de 2012.

La cadena Starz contrata una tercera entrega sobre el gladiador
La grabación tuvo que pararse por la enfermedad y muerte de Whitfield

"Pensamos en hacer algo como la película 300, un show sexy y deseable", dice el guionista y productor Steven S. DeKnight (Buffy, la cazavampiros, Smalville), encargado de montar el proyecto. "Empecé a escribir la historia y me sorprendió mucho descubrir lo poco que se sabe sobre Espartaco, el personaje histórico". Pero no es la precisión histórica o la falta de ella lo que ha hecho a esta serie tan popular entre el público, y DeKnight lo admite: "Sexo y violencia son dos cosas que se supone que no te gusta ver, por eso lo sexy, lo lascivo y la brusquedad que hay en la serie hace que verla sea un placer culpable. Eso sí, en Spartacus el sexo tiene que estar siempre justificado y ser un punto dinámico en la historia que se cuenta".

"No siento que estemos rodando pornografía", explica el actor neozelandés Manu Bennett, que interpreta al campeón de campeones de la arena, Crixus. "En la serie se apela a una parte primaria nuestra. Es atractivo porque hoy en día no se puede hacer", apunta la actriz Katrina Law, que interpreta a la esclava que tiene que seducir al protagonista. Para Dustin Clare, (el gladiador Gannicus), "hay lucha y violencia, pero es la historia y las relaciones entre personajes lo que hace que te enganches".

En la próxima temporada de Spartacus el papel principal lo retoma el actor australiano Liam McIntyre. "El parecido entre Andy y Liam no es intencionado. Escribimos el papel pensando en cómo era el personaje en la primera temporada y esperamos que el actor nuevo aportara algo distinto del personaje en su interpretación", dice DeKnight. Para la actriz Lucy Lawless (Xena, la princesa guerrera), "era muy duro pillar el papel de Espartaco en ese momento [por la enfermedad de Whitfield]. Liam se lo ha tomado muy en serio. Creo que los espectadores le van a acoger tan bien como hicimos nosotros".

La malvada Lucrecia -el personaje de Lawless-, vuelve tras ser dada por muerta en el último capítulo, "totalmente enfurecida tras perderlo todo". No se permite el lujo de derrumbarse. En principio, el personaje iba a morir al acabar la primera temporada. Se rodaron dos posibles finales, para despistar a los seguidores, aunque teníamos bastante claro que viviría...".

El actor Liam McIntyre, que sustituye al fallecido Andy Whitfield, en una escena de la serie <i>Spartacus.</i>
El actor Liam McIntyre, que sustituye al fallecido Andy Whitfield, en una escena de la serie Spartacus.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_