Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Austria limita crédito a Europa del Este para blindar la 'triple A'

Preservar la triple A se ha convertido en objetivo prioritario en los pocos países europeos que todavía mantienen el favor de las agencias de calificación crediticia. Incluso aunque eso suponga cerrar el grifo del préstamo a otros países. El banco central de Austria estableció ayer límites al crédito que pueden conceder las filiales de los principales bancos austriacos en países de la Europa del Este.

El supervisor austriaco anunció que las filiales de Erste Group, Raiffeisen Bank International y Bank Austria no pueden prestar más del 110% de los depósitos que mantienen en esos países. En la mayoría de los casos se supera este ratio, que no tiene efecto retroactivo, lo que llevará a muchas de estas filiales a no aprobar nuevos préstamos.

La banca austriaca fue muy agresiva en la financiación de actividades económicas en los países de la Europa del Este, algo que ahora -Hungría volvió a pedir la ayuda del FMI este lunes, otra señal del deterioro económico en la zona- no está nada bien visto por los mercados. La exposición de la banca austriaca a los países de la Europa del Este equivale al PIB de Austria. Tampoco ayuda que Italia sea otra área preferente para el sector financiero del país.

La fragilidad de la banca, y las dudas sobre la capacidad para financiar un rescate, empujaron la prima de riesgo austriaca cerca de los 200 puntos básicos la semana pasada. Para conjurar la incertidumbre, el banco central también ha decidido adelantar los nuevos requisitos de capital exigidos por el G-20 (de 2019 a 2013) y ha añadido otro recargo adicional, un 3% de los activos ponderados por riesgo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de noviembre de 2011