Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA DEFENSA | CICLISMO | Contador, ante el Tribunal Arbitral del Deporte

"No se controla el 99% del vacuno consumido"

Los documentos con la apelación de Contador y su respuesta a los alegatos de la AMA son más largos y prolijos que los de la parte contraria. Ocupan, respectivamente, 136 y 30 folios.

- Elevada toxicidad. Contador cuenta con su propio estudio farmacocinético, firmado por el científico español Tomás Martín Jiménez, de la Universidad de Tennessee. En él rechaza absolutamente los postulados de la AMA citando, en primer lugar, la elevada toxicidad que supondría para una persona una dosis diaria de 200 microgramos de clembuterol durante 21 días, que es la cantidad fijada en el experimento de la agencia antidopaje. Además, reflexiona que sería de locos que un deportista profesional sometido a tantos controles como Contador (32 en los siete meses previos al Tour 2010, solo una vez con un lapso superior a un mes) se arriesgara a estar tomando tres semanas una sustancia que da positivo y más loco además si 24 horas después se extrajera sangre para reutilizarla un mes más tarde en el Tour. Además, recuerda Martín Jiménez, la AMA parte de la base, calculada por la cantidad que entrega en cada control, que Contador orina 1,172 litros al día cuando, en realidad, orina mucho más, incluso más de dos litros. En el informe, Contador afirma que si solo rellena tres cuartas partes del contenido del frasco en los controles es "por razones higiénicas". Pero, aun dando por buenas las cantidades utilizadas en sus cálculos por la AMA y los tiempos de consumo y transfusión, Martín Jiménez construyó 112 escenarios y en ninguno la cantidad en la orina se acerca a los 50 picogramos.

- Panorama desolador. La bioestadística británica Sheila Bird, una de las autoridades mundiales en el mal de las vacas locas, traza, para defender la probabilidad de que Contador comiera un filete contaminado, un panorama desolador del nivel de control de la industria cárnica en Europa. Sus números, destilados de los informes de la Unión Europea y de las comunidades autónomas españolas, señalan que solo son sometidas a control 900 reses de cada millón sacrificado y que se puede afirmar que el 99% de la carne consumida en España no ha sido controlada. Recuerda también que en los últimos cuatro años solo se analizaron en busca de betabloqueantes como el clembuterol 213 terneras en el País Vasco, donde fue comprado el solomillo que consumió Contador en Pau el 20 y el 21 de julio, y solo 353 en el matadero de Fuentesaúco en el que, según la AMA, se sacrificó la res sospechosa. Con ello llega a la conclusión de que no se supera el 1% de control, lo que no tiene ningún efecto. Según Contador, un hermano del ganadero salmantino que crió el animal estuvo implicado hace años en un caso de engorde con clembuterol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de noviembre de 2011