Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA ACUSACIÓN | CICLISMO | Contador, ante el Tribunal Arbitral del Deporte

"200 microgramos diarios de clembuterol"

Aunque la AMA mantiene que la federación española, cuando decidió exonerar a Alberto Contador de toda culpabilidad, subvirtió las normas al hacer recaer la carga de la prueba en la identificación de la procedencia del clembuterol hallado en su orina, la UCI se lanza ante el TAS a elaborar una teoría sobre el origen de la sustancia. Si logra establecerla como probable, negaría la plausibilidad de la que ha planteado el ciclista madrileño de Pinto.

EL PAÍS ha tenido acceso a sus conclusiones previas, expuestas ayer. Se resumen así:

- Una res criada en Salamanca. La AMA, basándose en un estudio de Javier Martín Pliego, estadístico, y de Pierre-Edouard Sottas, del laboratorio de Lausana, concluye que la posibilidad de que una res engordada en Castilla y León tenga clembuterol es tan solo del 0,0065%, (una entre 15.485).

Pese a que el solomillo culpable se compró en Irún (Gipuzkoa), su informe se refiere a Castilla y León porque establecieron en una investigación previa que la ternera se crió en Pedraza de Alba (Salamanca) y fue sacrificada en Fuentesaúco (Zamora). La AMA recuerda que en España se detectaron 143 casos de engorde ilegal con clembuterol entre 1999 y 2002 y cuatro entre 2003 y 2009.

- Un caso teórico. La vista ante el TAS prevista para agosto se aplazó hasta noviembre debido a que el director científico de la AMA, Oliver Rabin, estaba dirigiendo un estudio sobre la farmacocinética (recorrido, transformación y eliminación en y del organismo) del clembuterol, cuyos resultados avalan los técnicos y estudios similares de Boehringer-Ingelheim, un laborarorio fabricante de clembuterol, y el farmacólogo Jérome Biollaz y sirven de base para un escenario según el cual no es imposible que el clembuterol acabara en la orina de Contador por una transfusión de plasma.

La acusación dibuja el caso de una persona que se inyecta durante tres semanas dosis diarias de 200 microgramos de clembuterol y que 24 horas después de la última se extrae sangre, la divide por aféresis en plasma y glóbulos rojos y varias semanas después se reinfunde 200 mililitros de plasma. Si pesara unos 66 kilos y orinara cada tres horas poco más de un litro diario, en su orina se encontrarían entre 12 y 24 horas después de la reinfusión unos 50 picogramos de clembuterol, que es la cantidad que se halló en Contador. Según esta teoría, Contador se haría una transfusión el día 20, el día que subieron los plastificantes en su orina, y el día 21, el día del clembuterol, para diluir la sangre y bajar la hemoglobina se habría reinfundido el plasma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de noviembre de 2011