Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez encarcela al perturbado que asesinó a un hombre e hirió a seis personas en Santutxu

El juez de guardia de Bilbao decretó ayer el ingreso en prisión del joven iraní de 31 años que el lunes provocó el caos en el barrio bilbaíno de Santutxu al emprenderla a cuchilladas con todo aquel que se cruzó en su camino. Un muerto y seis heridos fueron las víctimas del reguero de sangre que dejó a su paso. El agresor, identificado como B. A. K., fue puesto a disposición judicial poco antes de las diez de la mañana y trasladado hasta la cárcel de Basauri, donde quedó interno, tres horas después.

Los estudios médicos realizados al agresor tras su detención determinaron desde el primer momento su condición de "perturbado", según aclaró el propio consejero de Interior, Rodolfo Ares. De los seis heridos que provocó, los dos únicos hombres fueron dados de alta el mismo lunes, mientras que las cuatro mujeres siguen ingresadas en los hospitales de Basurto y Cruces al haber sufrido heridas de mayor consideración. Una de ellas evoluciona favorablemente y las otras tres continúan en estado grave, según el último parte médico de Osakidetza, si bien sus vidas no corren peligro.

Tres de las cuatro heridas que siguen ingresadas están en estado grave

El pánico se apoderó del populoso barrio bilbaíno en torno a las nueve y media de la mañana del lunes, cuando el arrestado dio inicio a su macabra acción, provocando la huida en desbandada de decenas de personas. Tras merodear minutos antes por distintos establecimientos de Santutxu, el homicida la emprendió en primer lugar contra una joven pareja, a la que asestó las primeras cuchilladas junto a la boca del metro de Zabalbide. Después continuó calle abajo, amenazando a todo el que encontraba a su paso, hasta refugiarse en una cafetería, donde acabó con la vida de K. M. O. Fueron vecinos y comerciantes del barrio quienes lograron reducir al agresor antes de su detención por la Policía local.

Tras la concentración silenciosa celebrada el martes en la escalinata del Ayuntamiento como repulsa por lo sucedido, el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, confirmó la pretensión municipal de "perseguir" judicialmente al delincuente, "esté cuerdo o sano", a través del ejercicio de la acusación popular. "Lo que no puede ser es que un señor vaya por la calle con un cuchillo de 17 centímetros de hoja o con una navaja", sentenció.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de noviembre de 2011