Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 2011 | Los mítines

IU espera el fruto maduro del 15-M

Lara confía en convencer a una parte del movimiento con la lista de Málaga

Izquierda Unida, que ha apelado al Movimiento 15-M -más bien, a quienes desde ese movimiento se resisten a votar a partidos- desde el primer día de la campaña, se puso ayer definitivamente su rostro y el traje del activismo. Alberto Garzón, cabeza de lista por Málaga, economista de 26 años, militante de IU desde 2003 pero más conocido en los últimos meses como miembro activo de ATTAC en las asambleas populares que nacieron en mayo, pelea por conseguir un escaño que IU esgrimiría con especial orgullo.

A arroparlo a él y a arremeter por enésima vez contra el "inútil" voto en blanco o la abstención se fue ayer Cayo Lara, cabeza de la formación, a la ciudad andaluza. Y desde allí ambos expresaron un deseo: que el 15-M "madure". Y que el fruto caiga de su lado.

El 15-M es un orgullo para IU, y una preocupación. Cuando el movimiento estalló, la formación se apresuró a recordar que muchas de sus peticiones (reforma de la Ley Electoral, democracia participativa, lucha contra la corrupción) eran idénticas a las que ellos llevan años defendiendo; pero lo cierto es que el movimiento había nacido sin contar con IU, de forma autónoma. Y el lema del "no nos representan" no iba solo dirigido a los partidos grandes, sino, aparentemente, a todos.

Hay una parte del 15-M que aboga por no votar o hacerlo en blanco (o nulo). A esa parte es a la que IU intenta convencer contrarreloj. Ayer lo hizo también uno de los suyos, aunque Garzón quiso dejar claro que el 15-M siempre supo que él militaba en un partido y nunca se lo reprochó.

"El 15-M es un movimiento muy sano. Es una universidad popular, de repolitización de la ciudadanía, y es un cortafuegos ante el crecimiento de la extrema derecha cuando hay una frustración tan grande de la ciudadanía. Pero tiene que madurar, como todo movimiento", dijo el candidato por Málaga. "Es demasiado ingenuo", añadió, "si piensa que los cambios se hacen solo desde la calle. Hay que trabajar con los sindicatos de clase y con los que estamos en las instituciones".

Él todavía no lo está, aunque varias encuestas dan a IU ese escaño por Málaga. Un escaño, además, que según la formación Garzón se disputa directamente con el PP, lo que sirvió a Lara para insistir en que "el voto útil, el que para a la derecha", es el de IU.

"Hago un llamamiento a todos los que están indignados", prosiguió Garzón, sin disimular la referencia al movimiento del que ha formado parte. "Abstenerse o votar en blanco no molesta al poder económico. Tenemos que crear una trinchera en las instituciones para canalizar la frustración".

Lara alertó, por otro lado, de la posibilidad de que el futuro Gobierno acepte la "petición de la banca" de crear un "banco malo", con dinero público, que absorba las pérdidas de la burbuja inmobiliaria, y pidió a Mariano Rajoy y a Alfredo Pérez Rubalcaba que se comprometan a que eso no ocurrirá. "La banca quiere colocarnos a todos sus activos tóxicos", avisó.

Por la noche, en un auditorio del Palacio de Ferias y Congresos abarrotado por 900 personas, el coordinador de IU se revolvió contra el PSOE: "Después de tanto ajuste, tenemos más crisis. Y pagamos intereses más altos por la deuda que antes de mandar mensajes de tranquilidad a los especuladores. ¡Todo ha sido mentira!"

Garzón reivindicó a Julio Anguita, habló de los Gobiernos títeres que "los mercados" colocan por toda Europa y afirmó: "Vamos perdiendo derechos y no nos damos cuenta. Esto ya no es lucha de clases, es guerra de clases".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de noviembre de 2011