_
_
_
_
_
ELECCIONES 2011 | La crisis
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Temor al rescate

Tres años que parecen una eternidad. La crisis ha cambiado la visión que los ciudadanos tienen de su entorno. Hoy, seis de cada diez personas con empleo sienten temor ante la perspectiva de perderlo... y cuatro creen que lo perderán en un futuro próximo. La angustia económica nos atenaza y ocupa un protagonismo inédito en una campaña electoral. Los españoles creen que la economía va peor que nunca y que todavía no ha tocado fondo (83%).

A cuatro días de las elecciones, estos temores conducen a una mayoría (53%) a pensar que la economía española deberá ser rescatada a corto plazo -13 trece puntos más que en julio-.

En estos últimos meses se ha producido un aumento del pesimismo ante la posibilidad de que España deba ser rescatada, especialmente entre los votantes socialistas: el 49% lo considera ahora muy o bastante probable -19 puntos más que hace cuatro meses-. Sin duda, esta sensación de temor ha contribuido a que un 24% del electorado socialista esté pensando en orientar su voto hacia otras opciones este próximo domingo -especialmente en el caso de ese 11% que se dirige hacia el Partido Popular-.

Los ciudadanos apuntan a los bancos españoles como los principales causantes de la situación, con una responsabilidad que puntúan en un 8.4 sobre diez. Solamente entre los votantes del PP emerge otro responsable mayor: el gobierno de José Luis Rodríguez, al que culpabilizan con un 8.7. En general, los ciudadanos consideran que están pagando los platos rotos de una crisis que han causado otros -bancos, mercados y gobierno-. No se desvinculan por completo de una parte de culpa, pero la evalúan solo con un 4.4.

La recta final al 20-N se encara así en un clima de creciente temor ciudadano a que España acabe siendo objeto de un rescate, pero sin que la situación sea percibida, pese a todo, como cataclísmica: el 83% de los españoles ve poco o nada probable que España se vea forzada a abandonar el euro.

Josep Lobera es analista de Metroscopia.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_