Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La recesión en Portugal se prolonga durante un año

La economía portuguesa sigue retrocediendo. Los datos hechos públicos ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) revelan que el PIB portugués volvió a caer en el tercer trimestre del año (-1,7% respecto al mismo periodo del año anterior). En tasa intertrimestral, Portugal acumula ya un año entero en recesión (-0,4% en el tercer trimestre)

Las razones de este retroceso hay que buscarlas, según el INE, en tres factores: una caída de las exportaciones (que habían mantenido la economía hasta ahora), una disminución de la inversión y una merma imparable del consumo interior. Nada hace pensar que la situación vaya a cambiar. Al contrario: envuelto en un duro proceso de ajuste, simbolizado en la supresión de las pagas extraordinarias para funcionarios y pensionistas, entre otras medidas, Portugal se dirige a una recesión aún más profunda a lo largo de 2012.

Durante ese año, el país deberá, por un lado, responder a las exigencias de la troika (UE, FMI y BCE) que en mayo accedió a prestar al país 78.000 millones de euros para evitar su bancarrota y, por otra, evitar un colapso económico de consecuencias imprevisibles. Con todo, el ministro de Economía, Álvaro Santos Pereira, aseguró ayer que ese año "marcará el fin de la crisis". Los principales sindicatos, por su parte, han convocado una huelga general para el 24 de noviembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de noviembre de 2011