Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro | El agravamiento de la crisis española

Bruselas cree que España no cumplirá ni de lejos los objetivos de déficit

El desfase es de unos 16.000 millones en 2012 y de 25.000 millones en 2013 - La Comisión cree que continuará la destrucción de empleo el año próximo

Bruselas cree que no se cumplirán los objetivos del Gobierno de reducir el déficit público al 6% este año y al 4,4% y 3%, en los dos siguientes ejercicios, respectivamente. Según las nuevas perspectivas de la Comisión Europea, la evolución del desequilibrio de las cuentas públicas irá desde el 6,6% en 2011; al 5,9% en 2013 y se quedará en el 5,3% en 2013, con lo cual no podrá esquivar un procedimiento por déficit excesivo si no se corrige esta senda. El desfase es de unos 16.000 millones en 2012 y de 25.000 millones en 2013.

La acumulación de los sucesivos déficit de los próximos años tendrá su impacto en la deuda pública que seguirá creciendo. Con las nuevas normas del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, (PEC), la deuda tiene una consideración más relevante, y puede ser objeto de una apertura de expediente si rebasa el 60% del PIB. Según las estimaciones de la Comisión, la deuda seguirá creciendo desde el 61% del año pasado, cerrará el presente ejercicio en el 69,3% para seguir aumentando en los dos años siguientes hasta el 73,8% y 78%, respectivamente.

La economía española se contraerá en el cuarto trimestre

El PIB crecerá el 0,7% en 2012, un tercio de lo que decía el Gobierno

Los pronósticos de crecimiento y del empleo para España también han empeorado sustancialmente respecto a las previsiones de hace seis meses. El dato más inquietante es que la economía española continuará destruyendo empleo el próximo año a un ritmo del 0,4%. Esto supondrá que la tasa de desempleo se mantendrá en el 20,9% de la población activa en el año 2012 y en el 20,3% en 2013.

El deterioro del mercado de trabajo es consecuencia del parón que registrará el crecimiento económico durante los próximos meses, en los que la economía española estará al borde de la recesión. Según las previsiones de la Comisión Europea, la actividad económica española tendrá un crecimiento cero en el tercer trimestre de este año; caerá un 0,1% en el cuarto y volverá a estancarse en el primer trimestre del año que viene.

El PIB crecerá el 0,7% en el conjunto de 2012, un tercio de lo que decía el Gobierno. Todas las previsiones de Bruselas se han realizado considerando las políticas conocidas, teniendo en cuenta que no se ha aprobado el presupuesto para 2012. El Gobierno que salga tras las próximas elecciones puede aplicar un paquete de medidas que podría afectar mucho a estas previsiones sobre todo las relativas a la evolución del déficit y la deuda públicos.

El estancamiento económico tendrá unas consecuencias negativas para el sector bancario español. A pesar de que las entidades financieras españolas ya han reconocido pérdidas en sus balances por un valor del 10% del PIB desde 2008, "los bancos todavía tienen grandes exposiciones en el sector inmobiliario". La Comisión advierte que debido a las dificultades para lograr financiación, "el proceso de reducción de los balances se ha acelerado con nuevas reducciones de los préstamos al sector privado, lo cual puede tener consecuencias negativas para el consumo y la inversión".

Bruselas estima que el proceso de ajuste del posterior a la burbuja inmobiliaria seguirá hasta el año 2013. El crédito al sector de la construcción ha estado descendiendo a un ritmo mayor que a otros sectores de la economía, según constata el informe de Bruselas.

La Comisión estima que la inflación se situará en el 1,1 % el próximo año y aumentará ligeramente al 1,3% en 2012, si no hay cambios de política económica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de noviembre de 2011