Curas vizcaínos instan a ETA a "pedir perdón" y dicen que el cese no es paz

El Foro de Curas de Bizkaia instó ayer a la banda terrorista ETA a "pedir perdón" por todo el "dolor causado". Esta reflexión se produce en la víspera de la celebración del Día de la Memoria, aunque tiene un campo más amplio en su debate, donde se viene a decir que "el cese de la violencia no debe confundirse con el logro de la paz".

En un comunicado, el foro muestra su alegría por el cese definitivo de la actividad armada de ETA. "La desaparición de la violencia armada crea distensión tranquilizadora en las personas, sobre todo en las amenazadas, elimina un obstáculo determinante y prepara el terreno, pero todavía no es la construcción del edificio sólido de la paz", advierte. A su juicio, se abre paso a un tiempo que se presume "largo y laborioso hasta llegar a una convivencia reconciliada y pacífica".

Al abordar otras cuestiones, este grupo sostiene que la reconciliación requiere el reconocimiento de todas las víctimas y, en la media de lo posible, la reparación del daño causado. Asimismo, abogan por un diagnóstico basado en el "diálogo sereno y en la verdad, no en ideologías, de la historia conflictiva que se ha vivido", con el respeto y la defensa de todos los derechos de las personas y la defensa de la vida, de la integridad física y moral y de la dignidad de la persona como valores nunca supeditados a la consecución de objetivos políticos legítima y democráticamente defendibles".

La reconciliación

El Foro de Curas de Bizkaia considera necesario "promover el perdón como camino indefectible a la reconciliación". En este sentido, aseguran que "no podemos exigir a nadie que perdone; pero sí podemos pedir que quienes han causado tanto dolor pidan perdón a sus víctimas. El perdón no olvida ni, mucho menos, excluye la acción de la justicia, pero hace a ésta más humana", destacan En su análisis, abundan en que "tanto el pedir perdón como el otorgarlo tienen una gran fuerza sanante".

Por último, los curas dicen no marcar a nadie medidas ni ritmos del compromiso en la tarea de reconciliación. "No pretende llevar el protagonismo en esta tarea, que es de todos, pero sí invita a ser, junto a otros, instrumentos afinados que contribuyan a que, más pronto que tarde, resuene en nuestra sociedad la sinfonía concertante de una convivencia reconciliada y en paz", concluyen.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS