Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Lucharé como Marco"

Álvaro Bautista, que ocupará el lugar de Simoncelli en el equipo Gresini, probó ayer la Honda en el circuito de Cheste

Con un mono blanco y ese 58 rojo estampado en la pechera, con una moto también blanca apenas manchada por el 19 que le identifica, desprovisto su estreno con el equipo Gresini de todo rastro del pasado, Álvaro Bautista tomó ayer el relevo de Marco Simoncelli con la tercera Honda oficial de la parrilla. Ayer se subió por vez primera a la RC212V de 800cc que había pilotado Hiroshi Aoyama, y estuvo con el que fuera el jefe de mecánicos de este, Antonio Jiménez, con quien trabajará a partir de ahora. Esta primera toma de contacto con la Honda pudo celebrarse gracias a las facilidades ofrecidas por Suzuki, equipo al que Bautista estaba ligado hasta final del año y que liberó contractualmente al corredor a primera hora de la mañana, no solo para que pudiera estampar su firma en el contrato que le había puesto sobre la mesa Honda Gresini para el próximo año -como así hizo-, sino para que pudiera aprovechar ese último día de tests en el circuito de Cheste antes del parón invernal.

La desaparición de Simoncelli -fallecido en Sepang hace dos semanas- ha abierto a Bautista las puertas del que hubiera sido su equipo en 2012 y le ofrece una moto que había quedado huérfana pues estaba destinada al italiano, que ya recibía trato de piloto de fábrica y que había realizado los primeros tests con la 1000cc del año próximo. "Estoy muy satisfecho de que Álvaro vaya a pilotar la Honda RC213V. Es muy rápido, con una gran personalidad y muy natural. Estoy seguro de que se integrará fantásticamente en nuestro grupo y de que tendremos grandes experiencias en el futuro", declaraba Fausto Gresini, propietario del equipo.

"Voy a intentar conseguir los mejores resultados, tanto por mí como por el equipo, pero también para rendir homenaje a Marco y luchar como si fuera él. Estas semanas han sido difíciles para Fausto, pero me ha dicho que esto le ha ayudado a tirar adelante", declaró el piloto, que dijo haberse encontrado muy cómodo con la Honda. "Ni siquiera he probado la 1.000cc, pero queda todo el invierno por delante y al menos así ya sé qué me voy a encontrar cuando vuelva a subirme a la moto. Hoy [por ayer] era muy importante rodar". Renunció a quedarse en Suzuki porque el futuro de la casa japonesa no es claro. "La gente me exigirá más ahora. Ojalá pueda dar un paso hacia delante y luchar por estar en las posiciones que creo que merezco", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de noviembre de 2011