Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | 12ª jornada de Liga

Cristiano no se consuela con la Bota de Oro

El máximo goleador de Europa asegura que cambiaría el galardón individual por poder ganar algún "título importante" con el Madrid - Di Stéfano y Eusebio le entregan el trofeo

Envuelto en una camisa azul de estampado de topos blancos y una chaqueta negra con solapa de contraste, Cristiano Ronaldo recibió la Bota de Oro de la mano de dos ídolos de la época en que a los ídolos se les adjuntaba una leyenda poética: Eusebio da Silva, La Pantera Negra, y Alfredo di Stéfano, La Saeta Rubia. A Cristiano, reflejo de un fútbol más industrializado, le llaman CR y su producción de 53 goles en la temporada pasada (en Liga, Copa y Champions) lo convierte en el futbolista más goleador de Europa. Precisamente eso es lo que acredita el trofeo de la botita bañada en oro que le dieron ayer en un acto condicionado por un sentimiento de esperanza e insatisfacción. Por un lado, la frustración por no haber ganado el Balón de Oro, la Liga y la Champions. Por otro, el deseo de reconquistarlos en el futuro y acabar de una vez por todas con el dominio de Lionel Messi.

"Cuando se compite con los mejores se ve quién es el mejor", dijo preguntado por Messi

Estaba abarrotado el gran salón del Hotel Intercontinental, con sus arañas y sus columnas art decó brillantes a la luz de los flashes. El presidente de la federación portuguesa, Gilberto Madaíl, rumiaba cosas distraído. Hablaba Florentino Pérez con el rubicundo ministro de Deportes de Portugal, Miguel Relvas, y Jorge Mendes y Peter Kenyon, los dos agentes más influyentes en cuestión de fondos de inversión futbolística, sonreían en el centro de la escena. La secretaria de estado para el deporte, Matilde García Duarte, repasaba su discurso para pasar desapercibida, y Eusebio y Di Stéfano rememoraban cosas del siglo pasado cuando el tiempo se detuvo y empezó la ceremonia. Hubo un silencio y un rumor de gimoteos en el instante en que entró en la sala Irina Shaijislamova, la chica de la parte asiática de los Urales a quien Cristiano Ronaldo llama minha namorada.

El protocolo no preveía que la gala empezase con la irrupción de la novia del héroe. Pero así fue. Y a partir de ese momento, nada fue tan emocionante. Nadie lo expresó mejor que el propio Eusebio, cuando se volvió hacia su compatriota con mirada afectuosa y le deseó que ganase "muchos Balones de Oro", precisamente, el título que Messi alzará previsiblemente este año por tercera vez consecutiva. "Cristiano tiene 26 años", dijo Eusebio. "Son muchos años por delante. Ya tiene dos Botas de Oro y un Balón de Oro. Y juega en el equipo más grande de España. Un equipo como el Madrid te ayuda a ganar. Y va a ganar muchas Botas de Oro y muchos Balones de Oro".

Cada pregunta, por activa o por pasiva, recordaba al chico al que, entre Mendes y Cristiano conocen como El Enano. Alguien quiso saber si a Cristiano no le resultaba casi trágico haber coincidido en la misma época que un futbolista como Messi. "Es mejor", dijo el portugués, desafiante. "Mucho mejor. Cuando se compite con los mejores es cuando se ve quién es el mejor. Por eso a mí me gusta competir, no sólo con Leo. Con muchos. Me gusta competir con todos, pero no individualmente sino en equipo. Esto es lo más importante".

La grandeza de Cristiano, además de su valor para afrontar las empresas más complicadas con ánimo deportivo, es su honestidad. No dudó ni un segundo cuando le preguntaron si cambiaría el premio por los títulos que logró su adversario la temporada pasada. "Lo cambiaría ya", zanjó, "por la Champions o por la Liga. Me gustaría ganar algo importante con el Madrid. Pero ahora tenemos que disfrutar el momento. Estamos en una buena racha. Estamos con mucha ilusión y confianza de que este va a ser el año del Madrid. Quiero ganar muchos títulos para el Madrid, como hice con el Manchester".

Cristiano no mencionó la Copa del Rey en toda la velada. "Soy sincero", dijo, una vez más, aludiendo a su competencia con el astro del Barcelona. "No pienso a nivel individual, pienso a nivel colectivo. Si el Madrid gana en lo colectivo los títulos individuales van añadidos. No me interesa batir mi propio récord. Lo que quiero es ganar trofeos para el club porque pienso que el Madrid, por su historia, no puede quedarse tanto tiempo sin ganar algo importante. Yo confío. El equipo está bien, estamos más maduros".

Cristiano no consiguió desembarazarse de la sombra de Messi y del trofeo que posee desde hace dos años. "El Balón de Oro se concede al que recibe más votos, más opiniones favorables", dijo, comparando ambos títulos y procurando valorizar el suyo. "Para que te den la Bota de Oro no necesitas votos de nadie".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de noviembre de 2011