Reportaje:

Messi, el peaje de Guardiola

El técnico ha procurado crear las mejores condiciones de juego para el argentino y a cambio se ha ganado la crítica de los delanteros traspasados, caso de Bojan e Ibrahimovic

Guardiola ha sido quien mejor ha interpretado a Messi. La Pulga ha mejorado su juego y sus registros cada curso desde la llegada del entrenador catalán al banquillo en 2008. Ahora mismo, a sus 24 años, el argentino suma 202 goles en 286 partidos. Messi marca cada 90 minutos con Guardiola, mientras que antes metía un gol cada 176. La progresión se explica, sobre todo, porque el entrenador procura crear las mejores condiciones de juego para el futbolista, antes extremo y ahora falso nueve, siempre resolutivo. Messi responde con goles a la confianza de Guardiola y, por extensión, de la mayoría de la plantilla, dominada por la cantera.

Al margen de Touré Yayá, cuya partida estuvo mediatizada por serias discrepancias económicas en el contrato, únicamente se quejan los jugadores que han sido víctimas precisamente de la alianza Guardiola-Messi. Alguno asumió su traspaso con naturalidad, como Ronaldinho, mientras que los demás han puesto sus reparos. Eto'o no entendió que el entrenador argumentara una falta de feeling. Bojan se quejó por no sentirse querido. E Ibrahimovic no para de criticar al técnico. Guardiola ha respondido a unos y otros con buenas palabras.

El sueco explica en su biografía: "Me miró a los ojos y le dije: Te cagas con Mourinho"
"Si yo hubiera sido Guardiola habría sentido miedo", afirma el ariete del Milan
El argentino: "Yo estuve bien con Ibra; el problema con Pep es cosa suya"
La Pulga elogia al Madrid y dice de sí mismo: "Tengo muchos defectos"
Más información
Milla complica la Copa al Barça

Guardiola actúa por Messi y si se compara la trayectoria del jugador en su equipo y en la selección se podría decir que sabe muy bien qué necesita. La sensación es que Messi necesita al Barcelona y el Barça precisa de la Pulga. No es casualidad que después de levantar la Copa de Europa en Wembley, el técnico pidiera a la directiva que hiciera feliz a Messi con los refuerzos para el equipo.

Ibrahimovic llegó a proponer a la directiva que prescindiera del entrenador con un mensaje velado: "Este equipo va solo. No necesita al filósofo". La junta presidida por Sandro Rosell no le hizo caso y atendió a la petición del entrenador de traspasarle. El sueco, vendido al Milan, no ha parado desde entonces de señalar a Guardiola. No estuvo en el partido de la Liga de Campeones que el Milan jugó en el Camp Nou por una lesión que sufrió en el entrenamiento previo al viaje. Hubo mucho misterio y silencio entonces sobre la dolencia. Hasta que ayer, justamente cuando el Barça visitará San Siro el día 23 en la próxima jornada del torneo europeo, los diarios suecos Aftonblaet y Expressen desvelaron algunos de los pasajes del libro Yo soy Zlatan Ibrahimovic, que saldrá a la venta el próximo día 15 en su país.

Ibra relata que su suerte cambió cuando Messi dejó la banda para pasar a jugar de falso delantero centro. El sueco asegura que intentó adaptarse a la nueva situación después de una entrevista con el técnico hasta que se sintió "sacrificado". De acuerdo con la versión que recoge Mundo Deportivo, Ibrahimovic rompió el lema favorito de Guardiola: "Hay que tener los pies en el suelo, aquí no entran los Porches ni los Ferraris". Y, antes del partido Barça-Almería, el hoy ariete del Milan llegó a la ciudad deportiva con su mejor Ferrari. "Estaba harto de que todos fuéramos con el chándal y el Audi", argumenta el jugador.

Asegura Ibrahimovic que Guardiola le rehuía y ni le saludaba, y la tensión acabó por explotar después de la visita del Barça a Villarreal, partido en el que Bojan fue titular y decisivo en la victoria, mientras que Ibra solo jugo cinco minutos. El sueco reconoce que se volvió "loco" y desvela un cara a cara con el entrenador: "Yo estaba realmente cabreado y Guardiola me miraba a los ojos. Allí estaba mi enemigo, tocándose la cabeza. 'No tienes cojones', le dije. 'Te cagas con Mourinho". El delantero llegó a tirar una taquilla metálica de tres metros: "Si yo hubiera sido Guardiola habría sentido miedo", sentencia Ibra.

El sueco dejó su puesto a Villa, y ayer precisamente el diario Superdeporte, editado en Valencia, aseguraba que el asturiano y Leo Messi no se soportan. Rosell respondió: "En el viaje a Praga les vi jugar incluso al parchís". Y Messi, que ayer compareció en un acto organizado por Adidas, explicó en declaraciones a Barça TV: "Nos sorprendió a nosotros también la noticia. No sé por qué salio eso. Nos llevamos muy bien, igual que con todos, dentro y fuera del vestuario. No es fácil encontrar un grupo tan bueno y que se lleve tan bien. Y ya vamos por el cuarto año". Messi subrayó que tampoco tuvo problemas con Ibrahimovic: "Yo estuve muy bien con él y la relación con el vestuario fue siempre muy buena; el problema con Guardiola es cosa suya".

El delantero argentino reiteró que se siente fuerte físicamente, tanto como "para aguantar todos los partidos que hay", y aseguró que precisa mejorar: "Soy muy crítico con mi juego. Tengo muchísimos defectos. Necesito seguir creciendo". La Pulga elogió, por otra parte, al Madrid -"creció y es más equipo, como también nos pasó a nosotros"- agradeció reencontrarse con Piqué y Cesc, con quienes coincidió en el equipo cadete -"recuerdo que ganábamos todos los partidos muy fácil"- y anunció que "por dinero" no se iría del Barça. "Solo lo haría si el club no me quiera más, mi rendimiento no fuera el mismo o la gente dudara de mí".

"Mi objetivo no es superar el récord goleador de César, pero como deseo y espero quedarme siempre acá, algún día ocurrirá", terminó. "Hay momentos en que me gustaría pasar desapercibido y ser uno más en la calle, pero no me quejo porque recibo mucho cariño". Nadie trata mejor a Messi que Guardiola, aún a costa de retocar el plantel, y el jugador se lo devuelve con goles.

Ibrahimovic, junto a Guardiola y Mourinho en un Barça-Inter.
Ibrahimovic, junto a Guardiola y Mourinho en un Barça-Inter.CORDON PRESS

El Barça apuesta por el mercado digital

Sandro Rosell presentó ayer la nueva estrategia digital del FC Barcelona, que pretende "tener globulares sin perder identidad, hablar con los culos del mundo y abrir nuevos mercados". Dadas Lee, directivo del área tecnológica y responsable de la nueva estrategia en la red, admitió que la idea pasa por "generar mayor audiencia, fidelizar y monetizar los recursos", rentabilizando el uso de las redes sociales, como Facebook -"contamos con 22 millones de amigos"-, Twitter -"tenemos 4.000.000 seguidores, hemos crecido al 800 x 100, tres veces más que el propio soporte"- y YouTube -115.000 suscriptores-, convirtiendo la nueva web del Barça en el soporte perfecto para la expansión. Con 106 millones de visitantes, la nueva versión de la web es solo "la primera piedra de un proyecto que pretende conquistar mercados para generar recursos. De lo contrario, todo quedaría en una anécdota simpática".

El primer paso es conquistar China, "y el camino directo es tecnológico", desveló Lee, antes de apuntar que el Barcelona tiene diseñados productos para de telefonía móvil con la idea de sacar 20 aplicaciones por año. En ese sentido explicó que hacer previsiones de un negocio nuevo es "poco prudente", pero tras desvelar que el volumen de negocio que genera el club actualmente en Internet alcanza los 12 millones de euros, Lee dijo que la previsión inicial es "duplicar la cifra en los próximos dos años". "Todo lo que estamos haciendo a nivel digital es nuevo, es pionero, y, por tanto, no tenemos referencias. La mejor manera de prever el futuro es inventarlo, y eso es lo que intentaremos hacer", cerró el directivo.

"No respondo a políticos"

En el mismo acto, Rosell insiste en que el club no se desprende de Barça TV, sino que externaliza servicios, pero mantiene el control ideológico. Explicó, eso sí, que la inauguración de La Masia fue seguida por 300.000 personas a través de la web del club y solo por 30.000 personas en la televisión del club. También dijo que el Barcelona se ha sumado a la campaña para traducir Twitter al catalán, "idioma oficial del club", según recordó.

Por último, no quiso responder a la carta pública de Laporta publicada en EL PAÍS. "Si contestáramos tonterías, animaladas y falsedades no trabajaríamos para el Barça, por tanto, ni caso. Y no respondo a los políticos", dijo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS