Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Romerías en gran angular

El fotógrafo Ricardo Cambón publica un catálogo con imágenes panorámicas de las 81 fiestas gallegas declaradas de interés turístico hasta 2010

En el país "de las mil fiestas", fotografiarlas todas es casi una tarea imposible. Ricardo Cambón, amante del gran angular y de la foto panorámica -"siempre fui de visión amplia", explica- acotó su ambición a las 81 citas que en 2010 disfrutaban de una declaración de interés turístico internacional, nacional o gallego, y aún así anduvo cuatro años de fiesta en fiesta. La coincidencia de muchos de estos eventos en determinadas fechas del año lo obligó a planificarse hasta documentarlas todas a finales del año pasado y publicarlas en un catálogo, Festas de Galicia, que ahora pretende reeditar con imágenes de las nuevas incorporaciones, como las Danzas Ancestrais de San Sebastián (Cangas), la Festa da Filloa de Muimenta (Cospeito) o la Danza das Espadas (Marín).

A Ricardo Cambón (Carballo, 1965) le interesa "captar el momento álgido de cada fiesta", que puede ser la salida del santo, el encuentro de aloitadores y caballos o el reparto de kilos de pimientos de Herbón, castañas o bonito entre cientos de comensales. En la rapa das bestas de Candaoso, celebrada en los montes de Viveiro, fotografió la pelea de garañones, y en la romería de Nosa Señora da Barca de Muxía, la más multitudinaria de la Costa da Morte, el momento de la misa en el exterior del templo, junto a la pena de abalar que, según la leyenda, señala la inocencia del que es acusado de algo injustamente. También aparecen en el libro de Cambón la fiesta de San Roque de Vilagarcía, aderezada con agua en los últimos años para honrar al santo; el San Froilán de Lugo -sin la imagen de las tradicionales casetas del pulpo, reemplazadas en el catálogo por el perfil de las atracciones al caer la noche-; la Festa da Dorna de Ribeira, los Entroidos de Manzaneda y Laza, la Maruxaina de San Cibrao -escenificación del juicio a una sirena que según la leyenda hace naufragar a los marineros-, el Folión dos Carros de Chantada, el Festival de Pardiñas de Guitiriz, la muestra de encaje de bolillos de Camariñas, la fiesta de la malla de Meira, la Semana Santa de Viveiro, las hogueras del San Juan de A Coruña y la Festa do Marisco de O Grove.

De tanto ir de romería en romería, Cambón ya sabe cuáles son las más difíciles de resumir en una imagen: el carácter religioso de muchas de las citas del calendario festivo fuerza al fotógrafo, explica, a tomar unas precauciones distintas de las de una celebración pagana. "Las fiestas religiosas no dejan de ser un acto muy íntimo, tienes que respetar la fe de la gente que está en lugar", defiende. Los eventos gastronómicos, que alimentan los veranos con los más variados productos de la tierra, y siempre con asistencia asegurada, tampoco son fáciles de retratar, "porque hay mucha gente por todas partes y a la vez hay que incluir la comida , que es el verdadero protagonista de la fiesta", razona el fotógrafo. Las citas paganas, como el carnaval y las rapas, son con diferencia las más vistosas, señala.

"Me fui especializando en este tipo de fotos, porque me permiten ver la globalidad , con una sola imagen puede ver todo lo que es la fiesta", argumenta Cambón, que en 2002 obtuvo el premio a la mejor web de Turismo por un trabajo muy similar, Galicia360.com, en la que documentó paisajes de toda la comunidad. Al poco tiempo repitió con un proyecto de imágenes tridimensionales de las islas Canarias y ahora trabaja en una recopilación de panorámicas de la costa gallega, además de en su propio estudio de fotografía multimedia, que montó en 1998.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de noviembre de 2011