Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Con la basura al cuello

El acoso a los vertederos del cabecilla del 'caso Brugal', Ángel Fenoll, pone en jaque el servicio en La Vega Baja

El acoso de la Administración a los vertederos del industrial y cabecilla de caso Brugal, Ángel Fenoll, por supuestas ilegalidades en su actividad es un arma de doble filo que puede acabar colapsando el servicio en la mayoría de los municipios de La Vega Baja. La última resolución contraria a los intereses del empresario alicantino ha partido de la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de la Región de Murcia, que ha ordenado la clausura de la planta de basuras en Abanilla (Murcia). La instalación trata los residuos de 19 municipios de la comarca, unas 300 toneladas al día. Fenoll ha recurrido la orden y, de momento, la planta sigue activa.

El Gobierno murciano basa su resolución contra la planta de Abanilla en un cúmulo de supuestas irregularidades, entre ellas el uso de un nuevo vaso de vertido sin autorización.

El industrial se jacta: "Yo de la basura saco petróleo"

Orihuela congela el pago de 1,2 millones por incumplir las condiciones

El industrial Fenoll ha logrado captar la basura de los 19 municipios de La Vega Baja por sus competitivos precios, entre 9 y 27 euros por tonelada tratada muy por debajo de la media de las tarifas del resto de plantas, que oscilan entre los 50 y 70 euros.

El empresario ha restado importancia al acuerdo de la Región de Murcia. "La mayoría de la basura la envió la planta de Cemex de Sant Vicent del Raspeig", asegura. "Yo de la basura saco petróleo", añade.

Pero los problemas del industrial no acaban en Abanilla. El Ayuntamiento de Calp también ha decretado el cierre de la planta de basuras del empresario en este municipio. Fenoll igualmente ha eludido provisionalmente el acuerdo esgrimiendo documentos que, según él acreditan la legalidad de la actividad de la planta.

Fenoll tiene sobre sus talones a policías, fiscales y jueces desde hace un lustro por su ilícito modo operandis para conseguir el monopolio casi absoluto en el negocio de la basura en la Vega: a golpe de supuesto soborno para hacerse con las contratas de mayoría de municipios de La Vega Baja, entre ellas, la más jugosa que es el Ayuntamiento de Orihuela. Esta contrata fue la génesis de la investigación del caso Brugal, cuya investigación comenzó en 2007.

El sumario general del caso Brugal incluye tres ramas básicas, y una veintena de ramificaciones Fenoll aparece implicado en la mayoría de las causas.

Una de esas piezas clave de Brugal es el supuesto amaño de la contrata de la basura de Orihuela, que el entonces Gobierno local del PP adjudicó a la UTE integrada por Sufi, Liasur y Gobancast. La investigación sostiene que estas dos últimas firmas son falsas y en realidad es la tapadera que permitió a Fenoll acceder a la concesión.

El nuevo Gobierno oriolano (el tripartito integrado por PSPV, Centro Renovador Liberal y Los Verdes) ha acordado "congelar" el pago de 1,2 millones a la UTE por incumpliendo del pliego de condiciones. Según el concejal de Infraestructuras, Pablo Vidal, la decisión se adopta tras abrir 52 expedientes a la concesionaria. Los incumplimientos incluyen la falta de inversiones en maquinaria y personal, y específicamente barredores, camiones de carga, contenedores subterráneos y ecoparques. "Estos servicios fueron propuestos por la propia UTE en el pliego de condiciones, pero no se está cumpliendo", dijo el edil. "Se trata de situación defraudatoria", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de octubre de 2011