El Estado asume en exclusiva el AVE andaluz

Fomento compensará a la Junta por los 280 millones ya ejecutados

La inclusión del eje transversal de Andalucía entre Sevilla y Almería dentro del corredor mediterráneo de los ejes transeuropeos de transportes va a permitir a la Junta liberarse de su compromiso de construcción de esta línea de alta velocidad, la llamada A-92 ferroviaria, el proyecto más ambicioso para la vertebración territorial por lo que supone de acortar los tiempos de viaje entre las capitales andaluzas. Como parte de este eje transeuropeo, la línea pasa a ser competencia del Estado, que la asumirá en exclusiva y la financiará con sus propios fondos y las ayudas de la Unión Europea que correspondan.

Además, el Gobierno se ha comprometido a compensar a la Junta de Andalucía por las obras que ha ejecutado ya con sus propios recursos de este eje transversal, según acordaron el pasado lunes el secretario de Estado de Planificación e Infraestructuras, Víctor Morlán y la consejera de Obras Públicas y Vivienda, Josefina Cruz. Este compromiso se debe concretar ahora en un protocolo por escrito, a firmar por ambas administraciones antes de las elecciones generales.

La Junta y Fomento firmarán antes del 20-N el acuerdo de compensación
El eje ferroviario entre Almería y Sevilla costará unos 3.500 millones

En principio, la compensación no consistirá en un reintegro en dinero, sino que lo que la Junta pretende es que el resarcimiento se concrete en inversión en algún proyecto de infraestructura conjunto entre las dos administraciones, de forma que se compute al Estado una aportación adicional equivalente a la cantidad que se estipule como reparable.

La Junta lleva invertidos hasta el momento 280 millones de euros en la construcción de 77 kilómetros de la plataforma para doble vía de la línea de alta velocidad entre Marchena y Antequera, cuya ejecución se encuentra al 97%, prevista de terminar en este año. La andaluza ha sido la única administración autonómica que ha invertido en la construcción de alta velocidad ferroviaria, y es que tras la ejecución de las líneas que comunican Madrid con Sevilla y Málaga, que se bifurcan en Córdoba, vio la oportunidad de completar una red que permitiera dar un salto en la vertebración territorial.

Está previsto, por ejemplo que el viaje entre Sevilla y Málaga pueda realizarse en apenas 55 minutos; o una hora y cuarto entre la capital y Granada; y que las dos ciudades extremo de la red, Huelva y Almería, queden unidas en menos de tres horas (las líneas de Sevilla a Huelva y Cádiz se están adaptando a doble ancho para que puedan circular trenes de alta velocidad).

En principio, la Junta proyectó construir un nuevo corredor ferroviario para la alta velocidad entre Sevilla y Antequera, uniendo así los dos ramales del AVE que ya hay en Andalucía. El Ministerio de Fomento se comprometió a construir la línea desde Antequera hasta Granada, que se encuentra en plena fase de ejecución con una previsión de que las obras puedan concluirse en 2013 y una inversión que ronda los 1.500 millones de euros; y en una segunda fase la prolongación hasta Almería, línea para la que llegó a elaborar un estudio informativo que sacó a información pública a comienzos de 2010 y que estimaba la inversión necesaria en unos 2.200 millones.

De la parte de competencia autonómica, se ha avanzado bastante en la ejecución de las obras entre Marchena y Antequera, de traza más sencilla con un terreno llano muy favorable. Las complicaciones surgieron en el tramo entre Marchena y Sevilla. En lugar de seguir la traza ferroviaria convencional por Utrera, el proyecto de la Junta contempló un nuevo trazado para que la línea pasara por el aeropuerto de Sevilla y saliera después a Marchena por Mairena del Alcor. Este trazado incluía un gran túnel que dispara su presupuesto hasta 700 millones de euros para no más de 49 kilómetros. Aunque las obras de la primera fase fueron adjudicadas y contratadas y debían haber comenzado en primavera de 2010, la Junta decidió meses atrás suspender este proyecto por su elevado coste y las necesidades de ajustes en las administraciones públicas. La Junta pidió entonces ayuda a Fomento para que adaptara a la alta velocidad la línea convencional por Utrera, que es de su competencia, con un intercambiador de ancho de vía en Marchena. El ministerio encargó estudios sobre las posibles soluciones técnicas, hasta ahora que opta por asumir el eje en su conjunto.

En principio, el trazado contemplado en los mapas que el Ministerio de Fomento ha difundido sobre los corredores transeuropeos, dibuja la línea por Utrera. Según informó el ministro de Fomento, José Blanco, en una conferencia que pronunció en Sevilla el pasado 20 de octubre, al día siguiente de que la Comisión Europea diera a conocer los trazados de los ejes transeuropeos, este departamento invertirá no menos de 3.500 millones de euros en el eje entre Almería y Sevilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 31 de octubre de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50