Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brigadistas dejan fuegos activos por acabar su contrato

Los bomberos de Medio Ambiente abandonaron Ourense en plena faena

Tres brigadas (BRIF) del Ministerio de Medio Ambiente que estaban combatiendo los incendios forestales de Manzaneda y del Xurés, en Ourense, abandonaron a las 12 de la noche del pasado viernes sus tareas de extinción por acabar a esa hora su contrato y habérseles denegado la continuidad laboral. El ministerio prorrogó de modo extraordinario el martes la contratación parcial de algunas de estas BRIF, aunque la que tiene base en Laza (Ourense) es la única que sigue operativa en la provincia y con la mitad de efectivos. La intensidad del fuego remitió ayer en la provincia, mientras la policía detenía a un presunto incendiario en Ferrol (A Coruña).

Desde junio se sabía que los contratos de las BRIF finalizarían el 15 de octubre. Hasta esa fecha, durante la ola de incendios que ha asolado unas 6.000 hectáreas en Ourense, en la provincia estuvieron trabajando las BRIF de Tineo, La Iglesuela (Toledo) y Laza. Cada brigada está integrada por unos 60 bomberos forestales, con contratos de fijos discontinuos y un salario mensual de unos mil euros. Todos estaban prevenidos de que el día 15 pasarían a disfrutar las vacaciones que les corresponden por el tiempo trabajado y que a su término serían despedidos, sin ninguna garantía de contratación para el próximo año. Entre los brigadistas había cundido el malestar por estas condiciones.

La explicación que los brigadistas recibieron del ministerio remitía a la falta de dinero y a que tampoco había trabajo. Fuentes de Medio Ambiente han precisado a EL PAÍS que los coordinadores de la extinción -de la Consellería do Medio Rural de la Xunta de Galicia- eran conocedores de la situación, y que cuando por alguna circunstancia extraordinaria -como está siendo la de Ourense- se solicita la ampliación del dispositivo fuera del periodo marcado, el ministerio evalúa la situación y procede a realizar las contrataciones oportunas, siempre como refuerzo de los medios propios de la comunidad autónoma. Es lo que hizo el martes, tras solicitarlo la Xunta.

En ninguna otra campaña ha tenido la zona norte de la Península un dispositivo de refuerzo tan potente y capaz como ahora, según las mismas fuentes. Incluso durante los días que no trabajaron las BRIF, el operativo ha cuadriplicado sus medios de campaña -que en Galicia absorben el 33% del esfuerzo del ministerio en toda España- para responder a la multitud de incendios desatados.

Por otra parte, ayer mismo continuaban desplegados en Ourense 843 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), combatiendo los incendios de Vilariño de Conso, Manzaneda, Montederramo y Calvos de Randín. La Xunta daba cuenta de que la intensidad de días anteriores se había atenuado, con el control o extinción de la casi totalidad de los fuegos de días anteriores.

Desde la Xunta se ha enfatizado estos días en la "actividad criminal" de los incendiarios como causa primordial de la multiplicación de los fuegos. Ayer fue detenido el presunto autor del que se declaró el domingo en Marmacón-Ferrol, que afectó a casi dos hectáreas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de octubre de 2011