Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los populares vuelven a salvar los recortes sanitarios de CiU

El PSC reclamó en una moción que se frenara el tijeretazo

El Partido Popular (PP) es el complemento perfecto de Convergència i Unió (CiU) en esta legislatura en Cataluña: le sirve de muleta para aprobar las principales leyes del primer año de mandato de Artur Mas y de salvavidas para evitar la censura al Gobierno cuando la oposición aprieta las tuercas. Ayer en el Parlament se vivió un episodio más: el Partit dels Socialistes (PSC) presentó una moción en la que se exigía al Gobierno "dejar sin efecto los recortes previstos en el sistema sanitario público". Estos textos no son vinculantes, por lo que el Ejecutivo de Mas, tal como ha hecho en otras ocasiones, podía haber hecho oídos sordos. Aunque su aprobación habría supuesto una dura censura a la política de recortes implantada por CiU.

Los nacionalistas acceden a revisar los servicios afectados por los ajustes

El PP se abstuvo en la votación de la moción socialista, por lo que los votos de CiU fueron suficientes para rechazarla. El partido de Alicia Sánchez-Camacho se aseguró, a cambio, la aprobación de un texto propio sobre los recortes de sanidad. CiU accedió a sumarse a la moción del PP a cambio de tumbar la socialista. Los nacionalistas lograron convertir el texto de los populares, inicialmente una crítica a los recortes, en un simple propósito de revisión por parte del Gobierno. El resto de la oposición, Iniciativa per Catalunya, Esquerra Republicana, Ciutadans y Solidaritat, denunciaron el pacto de CIU con el PP para evitar "el revolcón" parlamentario.

La moción del PP se votó antes que la del PSC. Por ello, los socialistas conocían de antemano el pacto. En un gesto que sirvió para dejar en evidencia el acuerdo, eliminaron todos los puntos de su texto (referidos a medidas concretas del Gobierno) y dejaron solo uno, el que exigía la paralización total del tijeretazo. Con ello, el PSC quiso poner en evidencia al PP por su apoyo a los recortes del Gobierno. El grupo de Sánchez-Camacho sacó pecho de su propia moción. La diputada Eva García celebró que el Gobierno se abra a "corregir los errores" cometidos en política sanitaria. "No intenten disimular", le respondió la diputada de ICV-EUiA Laia Ortiz.

CiU presentó tres enmiendas al texto del PP que cambiaban la filosofía del texto. Para lograr que el PP accediera a votarlas, los nacionalistas solo accedieron a revisar los servicios afectados por los recortes. El PP también bajó el tono en otros puntos: cambió la exigencia de reinstaurar la paga extra de Navidad para los trabajadores sanitarios por el compromiso del Gobierno de dialogar con el sector. Y votó otra parte que permite al Ejecutivo seguir con los recortes en los Presupuestos de 2012: el PP modificó la petición al Gobierno de "incrementar" el peso relativo de la sanidad en las cuentas por el compromiso de "mantener" el porcentaje.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de octubre de 2011