La crisis del euro

Merkel y Sarkozy convocan otra cumbre europea ante la división sobre la crisis

Alemania y Francia llaman por su cuenta a una segunda reunión "para antes del miércoles" - Van Rompuy se negó a aplazar el Consejo del domingo

Otra cumbre para nada. Habrá que esperar hasta el miércoles para conocer la solución europea a la crisis del euro. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana Ángela Merkel convocaron ayer por sorpresa y por su cuenta una segunda cumbre europea "para antes del miércoles", para "adoptar definitivamente" los acuerdos que se alcancen en el Consejo Europeo del domingo. Esta segunda reunión de los líderes europeos devalúa la cumbre de este domingo, en la que no se podrán adoptar las decisiones concretas más relevantes.

La convocatoria por parte de Francia y Alemania supone una desautorización del presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, y sobre todo, pone al descubierto las dificultades para encontrar una solución a los serios problemas que afronta la Unión Europea. Fuentes comunitarias indican que Van Rompuy se habría negado a un aplazamiento de la cumbre del domingo a lo que Merkel y Sarkozy habrían reaccionado convocando una segunda reunión.

Las Bolsas cayeron ante la falta de acuerdo entre los socios europeos
Un manifestante muere por los enfrentamientos en Atenas
Más información
Felipe González coincide con Botín en las críticas a la recapitalización de la banca
Bruselas quiere limitar el poder de las agencias de calificación
Europa planea aplicar una quita del 50% a la deuda pública de Grecia
España, dispuesta a aceptar un descuento en el valor de su deuda en manos de los bancos

Este fin de semana los líderes europeos y los ministros de Economía se enfrentan a tres serios desafíos: encontrar una solución para recapitalizar la banca, potenciar la capacidad del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, (FEEF) para que pueda ayudar a los países con dificultades y acordar una mayor contribución de la banca al segundo rescate de Grecia que asegure la estabilidad de la deuda griega, que no ha cesado de crecer desde que inició a crisis y ya supera el 160% del PIB. Para ello, se habían convocado el Eurogrupo para hoy, el Ecofín para el sábado, el Consejo Europeo para el domingo por la mañana y el Eurogrupo de líderes el mismo día por la tarde. Pese a la abundancia de reuniones, los tres asuntos en debate permanecen abiertos, motivo por el que Berlín y París habían pedido más tiempo.

Con respecto a la crisis griega, el comunicado francoalemán indicaba que "Francia y Alemania piden que los negociadores se comprometan definitivamente con el sector privado para encontrar un acuerdo permanente para reforzar la sostenibilidad" de la deuda.

La división de la eurozona y las dificultades para llegar a un acuerdo fueron castigadas ayer en los mercados. Las primas de riesgo aumentaron y las Bolsas cayeron, lastradas por los bancos.

Fuentes del Gobierno federal alemán intentaron justificar anoche la nueva reunión señalando que "la cumbre se celebrará en dos fases": el domingo, se debatirán los pormenores, mientras que las decisiones se tomarán en una segunda reunión "como muy tarde, el miércoles".

El Gobierno alemán publicó a las ocho de la tarde un comunicado sobre la conversación telefónica que mantuvieron Merkel y Sarkozy, según el cual ambos "están completamente de acuerdo en dar una respuesta integral y ambiciosa a la crisis de la Eurozona". Enumera estos elementos: "la aplicación operativa de las modalidades de intervención" del fondo de estabilidad, "un plan para reforzar el capital de los bancos" y la "coordinación de las políticas económicas de la Eurozona y el refuerzo de la integración".

Uno de los mayores disensos entre Francia y Alemania se centra en el FEEF. Los franceses proponen el apalancamiento del fondo de estabilidad europeo con préstamos del Banco Central (BCE), mientras que el Gobierno alemán considera que este modelo va demasiado lejos y propone que el fondo de estabilidad funcione como aseguradora parcial de los bonos soberanos de los países afectados por la crisis de deuda.

En cuanto a la recapitalización de la banca, el debate sigue abierto. Las últimas propuestas apuntan a exigir un 9% de capital principal tras poner toda la cartera de deuda soberana a valor de mercado. En el caso español, se cree que los bancos examinados serán cinco: Santander, BBVA, Bankia, CaixaBank y Popular, que podrían necesitar reforzar su capital en torno a 15.000 millones, aunque la cifra dependerá de los detalles finales y buena parte de ella se conseguiría sin necesidad de ampliaciones de capital.

El aplazamiento se debe también a que la canciller tendrá que ir a la cumbre de este fin de semana sin mandato parlamentario. Esto imposibilita que se alcance un acuerdo en Bruselas. La Comisión de Presupuestos del Bundestag no se ha dado por satisfecha con las informaciones obtenidas sobre el funcionamiento del fondo de estabilidad europeo.

La canciller Merkel suspendió la declaración de Gobierno anunciada para hoy en el Parlamento (Bundestag). Esta inesperada renuncia a su discurso ante la Cámara Baja es una nueva señal del bloqueo que sufren las negociaciones para la cumbre del domingo.

La crisis se agrava a la vista de las dificultades que encuentra Grecia para aplicar las recetas de Bruselas. En medio de multitudinarias protestas y durante el segundo día de la huelga general que paralizó Grecia 48 horas, un sindicalista murió ayer de un paro cardíaco en una clínica de Atenas. Según la emisora Skai, el fallecido, de 43 años y trabajador de la construcción, había sido golpeado por una piedra durante los enfrentamientos con la policía en una manifestación contra el plan de austeridad que aprobó el Parlamento ayer por la tarde. El Gobierno, sin embargo, negó que la muerte se hubiera producido por los enfrentamientos. "El manifestante ha muerto de un ataque al corazón. No fue herido en ningún incidente", dijo a Reuters el viceministro de Protección Ciudadana, Manolis Othonas.

Enfrentamientos entre manifestantes que ayer protestaban por el ajuste en las calles de Atenas.
Enfrentamientos entre manifestantes que ayer protestaban por el ajuste en las calles de Atenas.ARIS MESSINIS (AFP)

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS