Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:Gerard Manley Hopkins - El mar y la alondra. Poesía selecta | LIBROS | POESÍA

De la llama a la gracia

Poesía. Gerard Manley Hopkins (Stratford, Essex, 1844-Dublín, 1889), en un movimiento poético innovador, establece una especie de ontología de la gramática donde las palabras representan la relación con las cosas y la sintaxis asume las conexiones entre sujeto y objeto: "Estas cosas ya estaban aquí y sólo faltaba / quien las mirara", pues "allí vive la más preciosa lozanía muy dentro de las cosas". Siempre oscuro y difícil, estableció una poética sustentada en la estructura profunda del lenguaje, sólo posible en quien mantenía una visión teológica del Logos, donde la autoridad de la palabra se hace carne en las torsiones apasionadas y el éxtasis desesperado de unos versos que muestran "el don de Dios". Una intrépida lengua, confiada a las vacilaciones de unos poemas que parecen tambalearse en la seguridad de unos versos avasalladores por su plástica luminosidad y su agreste belleza. Su mundo poético es el de una presencia divina milagrosamente contenida en el mundo material: lo indivisible y eterno se muestran en lo imperfecto y transitorio, pues como dice en uno de sus impresionantes sonetos, "El mundo lo blasona: la grandeza de Dios. / En llamaradas saldrá, cual brillo de lámina agitada; / cual rezumado aceite exprimido se engrosa en grandiosidad". Ese brillo es lo que el propio poeta llamó inscape, un fondo personal creado para describir esa inmanente singularidad interior que levanta una escritura situada en medio del camino, entre lo único y lo universal, lo temporal y lo eterno, lo material y lo trascendente, lo creado y el Creador, "para veloz ir de la llama a la llama y lanzarse de la gracia a la gracia". Rivero Taravillo nos ofrece una antología vivaz, con versiones fluidas, inspiradas, a veces magistrales, incluida la de El naufragio del Deutschland, si no la mejor, sin duda es una de las mejores. Versiones atentas a sus juegos sonoros y aliterativos ("nerviosa nieve de brioso blanco"), a los términos compuestos y a los neologismos hopkinianos, elementos esenciales de ese innovador sprung rhythm, ese ritmo abrupto o saltarín que logra efectos dramáticos y musicales inéditos. Una obra que trasciende el momento de su enunciación para situarse fuera de la temporalidad de nuestras existencias individuales: "Más allá del dulce hablar, de lo que la lengua dice, / eres relámpago y amor".

El mar y la alondra. Poesía selecta

Gerard Manley Hopkins

Traducción de Antonio Rivero Taravillo

Vaso Roto. Madrid, 2011

133 páginas. 13,75 euros

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de octubre de 2011