Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El agravamiento de la crisis

Portugal suprimirá las pagas extra de funcionarios y pensionistas

El Gobierno quiere eliminar festivos y aumentar media hora la jornada laboral

Los portugueses comienzan ya a notar las duras exigencias del rescate económico del pasado mes de mayo. El primer ministro, Pedro Passos Coelho, del conservador Partido Social Demócrata (PSD), anunció ayer algunas de las medidas que albergará el draconiano presupuesto para el año que viene, encaminado a cumplir las condiciones de las instituciones internacionales que prestaron dinero este país para escapar de la bancarrota. Entre estas medidas, se cuenta la de suprimir la paga extra de Navidad y de verano del año que viene para todos aquellos funcionarios y empleados de empresas públicas que ganen más de mil euros al mes. Los pensionistas que ganen más de esa suma también se quedarán sin esas pagas extra, según anunció el primer ministro.

"Nunca pensé en estas medidas, pero es la única solución", dijo el líder del país

Portugal entera llevaba días en suspense, pendiente de la presentación de este Presupuesto, el más duro de la historia del país. Además de la supresión de las pagas extra, el Gobierno permitirá a las empresas privadas que alarguen la jornada laboral de sus empleados a razón de media hora más al día. Asimismo, el Gobierno revisará el calendario de días festivos con la intención de aumentar las jornadas de trabajo eliminando puentes o fiestas patronales.

El diario Público también aseguraba en su edición de ayer que el Gobierno portugués se plantea la posibilidad de cobrar peajes en algunas autovías vitales, como la que va desde Lisboa a Oporto.

El Presupuesto se presentará en el Parlamento el próximo lunes. Es prácticamente seguro que saldrá aprobado, ya que el Partido Social Demócrata goza de mayoría absoluta tras las elecciones que arrebataron el poder al socialista José Sócrates.

Para Passos Coelho, estas exigentes medidas, que ya inciden en un país deprimido, "son la única solución" para cumplir con los compromisos adquiridos por Portugal tras el rescate financiero de mayo. "Nunca pensé que tendría que articular unas medidas tan severas. Comprendo la frustración de aquellos que miren hacia atrás y piensen cómo se han podido acumular tantos errores", dijo.

El Gobierno también subirá el IVA. Passos Coelho no quiso ayer precisarlo, pero algunos medios portugueses ya avisan de que esta tasa se incrementará del 13% al 23% en el sector hotelero. Los dueños de restaurantes han avisado de que la medida significará una merma de sus ya escasos clientes y algunos han anunciado, si la tasa se incrementa, una huelga, esto es, un "día sin restaurantes" en Lisboa.de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de octubre de 2011