Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El agravamiento de la crisis

Las dudas disparan el riesgo de Madrid y Roma

Las renovadas dudas sobre la salud del sistema financiero europeo han hinchado de nuevo el riesgo asociado a los dos grandes países en el punto de mira de los mercados, Italia y España, pero también a aquellos Estados, como Bélgica o Francia, que también presentan algunas debilidades. Los mercados de deuda soberana vuelven a dar malas noticias y los de renta variable les acompañan. Casi todas las Bolsas europeas cayeron ayer más del 1% (la italiana, el 3,7%). Los bancos, una vez más, fueron los responsables del viaje hacia el suelo.

Los grandes damnificados del día hay que buscarlos en Roma y Milán. Mientras en la capital el primer ministro, Silvio Berlusconi, debatía una moción de confianza a solas porque la oposición había abandonado el Parlamento, la Bolsa más representativa del país caía a plomo. El índice de Milán se hundió arrastrado por bancos como Unicredit, que perdió un 12%, o Banco Popolare e Intesa, más del 8%. Además, la prima de riesgo supera ya los 370 puntos -el lunes estaba por debajo de los 350-, lo que supone que si Alemania puede pagar un 2,1% de intereses para financiarse por un bono a 10 años, Italia tiene que ofrecer el 5,8% para encontrar inversores dispuestos a prestarle dinero.

España, quizás porque el peso de la griega es mínimo en sus entidades financieras, fue de la que mejor parada salió en Bolsa. Además de que el Ibex cedió tan solo el 0,92%, bancos como el Popular, Santander, Sabadell o Caixabank fueron de los que menos bajaron en toda la eurozona, todos ellos menos del 2%.

"Las distintas rebajas de calificación de las agencias de calificación conocidas durante el último mes (tanto para entes soberanos como privados), han tenido un impacto mínimo", subrayaba ayer Daniel Pingarrón, analista de IG Markets. Después de que el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, pidiera el miércoles endurecer las exigencias de capital a los bancos e incluir toda su exposición a la deuda soberana, el riesgo español aumentó una veintena de puntos, hasta rozar los 310. Así, el rendimiento del bono a 10 años ya está casi en el 5,2%. En Bélgica también ha aumentado, hasta el 4,3%, y en Francia está cerca de alcanzar el 3%. El anuncio de que Alemania crecerá menos de lo previsto contribuyó a enfriar los ánimos: la Bolsa de Fráncfort cayó un 1,33%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de octubre de 2011