Detenido el 'hackerazzi' de Hollywood

El acusado accedió al móvil de Scarlett Johansson y le robó fotos íntimas

El FBI ha detenido a Christopher Chaney, de 35 años, residente en Florida, por haberse infiltrado en las cuentas de correo electrónico de las actrices Scarlett Johansson y Mila Kunis, la cantante Christina Aguilera y otras famosas, a las que sustrajo fotos privadas para difundirlas en foros de Internet. Chaney ha sido acusado de acceder a ordenadores ajenos sin permiso, espionaje y suplantación de la identidad. Se enfrenta, en este momento, a una pena máxima de 121 años de prisión.

"El señor Chaney obtuvo fotos de algunas famosas en las que posaban desnudas", dijo ayer en rueda de prensa el fiscal Andre Birotte Jr. "Algunas de ellas fueron difundidas en Internet", añadió. Según la fiscalía, Chaney era un avezado navegante, que se hizo pasar por un conocido de cada una de las actrices. Durante meses se ganó su confianza, hasta que logró acceder a sus cuentas de correo. "Lo único que necesitó fue información de su identidad, guiones de películas y algunas conversaciones con estas famosas, que ellas creían que eran privadas", añadió Birotte.

El FBI, al que acudió Johansson hace meses al enterarse de que tres fotos suyas privadas circulaban por la Red, inició la investigación. Sus agentes descubrieron que Chaney había controlado los movimientos de las artistas en la Red a través de páginas que ellas solían utilizar. Aquello le permitió adivinar sus contraseñas. "Es tan sencillo como ir probando contraseñas, sabiendo cuáles son las palabras que más importancia tienen para las víctimas, y que pueden llegar a revelar a amigos cercanos", explicó el director adjunto de la oficina del FBI en Los Ángeles, Steven Martínez.

Cuando Chaney logró obtener las contraseñas de los correos de las famosas, "activó el reenvío de correos electrónicos para enviar copias instantáneas de cada correo que recibían las famosas en sus cuentas a una dirección distinta que solo él controlaba", según la demanda. La fiscalía asegura que, además de las tres conocidas, medio centenar de famosas han sufrido estos ataques a su privacidad, aunque en la demanda se omite detallar sus nombres y solo se aportan sus iniciales. Chaney se infiltró en sus cuentas entre el 13 de noviembre de 2010 y el 10 de febrero de este año. El FBI le ha seguido el rastro durante 11 meses. Los agentes bautizaron la operación como Hackerazzi, una combinación de hacker (espía informático) y paparazi. La primera famosa en ser víctima del espionaje informático fue Paris Hilton, en 2005.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de octubre de 2011.