Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rita Barberá intenta alejarse del saqueo de Emarsa

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, trató ayer de marcar distancias con el saqueo de Emarsa, la empresa pública de depuración del agua de la ciudad y su área metropolitana. Según la investigación judicial en marcha, la sociedad pagó decenas de millones de euros por falsos servicios y suministros inexistentes; y sus responsables, vinculados al PP, cargaron a Emarsa sus compras de artículos de lujo, viajes de ocio privados y cenas multitudinarias. Cuando la empresa pública fue disuelta, el año pasado, dejó un agujero de 17 millones de euros. Barberá fue ayer escueta ante los periodistas: "Está habiendo declaraciones ante el juez y será lo que diga el juez. Yo no tengo absolutamente nada que decir".

El problema es que quien ha declarado hasta ahora ante el juez es Esteban Cuesta, exgerente de Emarsa, imputado por malversación de caudales públicos, que sigue siendo presidente del PP del distrito de Poblats de l'Oest de Valencia. Y el poder que Barberá ejerce sobre el partido en la ciudad es prácticamente absoluto.

Cuesta ha señalado como responsable principal del saqueo en la sociedad pública a Enrique Crespo, alcalde de Manises del PP, vicepresidente de la Diputación de Valencia y expresidente de Emarsa. Pero en su declaración el exgerente también ha asegurado que algunas de las empresas investigadas ahora por estafa continuada a la sociedad de depuración de aguas ya estaban contratadas por Emarsa antes de que él y Crespo empezaran a dirigir Emarsa, en 2004.

Control de Valencia

Los dos presidentes anteriores de la empresa pública fueron Vicente Jurado y Silvestre Senent, hombres de total confianza de Barberá, que siguen formando parte de su equipo de Gobierno. Jurado, como concejal de iluminación y fuentes ornamentales; y Senent, como concejal de Hacienda. Ello no es sorprendente porque el Ayuntamiento de Valencia dispone del 45% de los votos en la Emshi, la entidad pública que controló Emarsa hasta que esta fue disuelta. Sumados al resto de municipios gobernados por el PP, el partido domina el 77% de los votos.

El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Valencia, Joan Calabuig, instó a Barberá a "depurar responsabilidades" y dijo que la alcaldesa es "el común denominador en las sospechas sobre la gestión de las empresas públicas". Los socialistas de Manises lamentaron, por su parte, que Crespo haya convertido al municipio "en el epicentro de un nuevo caso de corrupción".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de octubre de 2011