Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas franceses eligen hoy en las urnas al rival de Sarkozy

El PS busca a su candidato al Elíseo entre miles de simpatizantes de izquierda

Por primera vez en su historia, el Partido Socialista francés afronta este domingo unas primarias abiertas. Pueden votar todos aquellos ciudadanos que paguen un euro, incluso los menores de 18 que los cumplan antes de mayo próximo, y firmen una pequeña carta de adhesión a los valores de la izquierda y de la República. El PS espera al menos un millón de electores. La hiperactiva campaña de los seis candidatos se cerró el viernes con un claro favorito: el ex secretario general Fran-çois Hollande. Los sondeos le otorgan un 42%, aunque la dificultad del muestreo resta fiabilidad a las encuestas.

Los seis aspirantes han tratado de devolver la ilusión a los simpatizantes de la izquierda con un gran despliegue mediático: mítines, entrevistas y más de siete horas de debate televisado. Más de cinco millones de espectadores han seguido los áridos encuentros entre Hollande, Martine Aubry, Ségolène Royal, Arnaud Montebourg, Manuel Valls y el invitado del Partido Radical de Izquierda, Jean-Michel Baylet.

El favorito, según las encuestas, es el exsecretario François Hollande

MÁS INFORMACIÓN

La otra buena noticia para un partido que arrastra fama de ser un feudo de barones y notables desangrado por las luchas intestinas, es que el PS se ha abierto a la sociedad con un intercambio de ideas noble y civilizado, casi siempre de guante blanco. "La unidad y la democracia interna han salido reforzadas", se felicita al teléfono Arnaud Montebourg, gran impulsor de las primarias abiertas. "Ha sido un gran avance político quitar a los aparatos la designación del candidato para permitir que los franceses se pronuncien. Algunas de nuestras federaciones clientelistas están siendo investigadas por asociación de malhechores. Ahora hemos ocupado Internet y el espacio mediático del que nos expulsó Nicolas Sarkozy".

Los cinco candidatos del PS han salido fortalecidos. Hollande ha pasado de ser el eterno segundón chistoso a comportarse como un prudente estadista, y todas las encuestas señalan que ganará a Sarkozy si ambos se enfrentan en mayo. También ganaría Aubry, que ha bajado desde el castillo a la arena del debate y se ha mostrado dura y muy de gauche. Royal ha ido de menos a más, y los dos talentos emergentes, Manuel Valls y Montebourg, han lanzado las ideas más novedosas.

Ambos se mueven en ópticas opuestas. El alcalde de Ivry, de origen catalán, es un político con seny, un liberal cuyo discurso consiste en prometer poco y "decir siempre la verdad" a los franceses. Montebourg es el idealismo antisistema, estilo "indignados", y su neoproteccionismo no solo gusta a los populistas. La tesis es que la política debe tomar el control de los bancos y del sistema financiero, y acabar con la globalización que solo perjudica a "la ingenua Europa". Los sondeos le dan un 11%, pero él aspira a más. "¿Qué si habrá sorpresa mañana? Es completamente posible", dice.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de octubre de 2011