Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cospedal desata una ofensiva del PSOE al plantear una reforma del desempleo

Pide modificar la cobertura, pero el PP matiza: se refiere a la reforma laboral

La campaña electoral más larga que se recuerda apenas está concentrada en las propuestas. Más bien se centra en las expectativas, en un supuesto programa oculto del PP. Los populares insisten en que no existe. Sin embargo, las dudas y las suspicacias, ante la incógnita que deja un programa aún no aclarado -este fin de semana en Málaga habrá más detalles, pero no todos- crecen cada día. Por eso cada palabra de un dirigente del PP de nivel es mirada con lupa. Dolores de Cospedal provocó ayer un enorme revuelo al plantear indirectamente una reforma del seguro de desempleo precisamente en un momento en el que su coste se ha disparado (casi 30.000 millones de euros anuales).

Cospedal planteó en Antena 3 hacer una reforma laboral y luego señaló: "Hay una serie de trabajadores que tienen una cobertura absoluta y hay otros que no tienen absolutamente ninguna. Hay que ir a un sistema en que los trabajadores tengan un mínimo de cobertura y habrá que negociar hasta qué punto la tienen que tener todos en la extensión que ahora, o solo una parte o todos".

La 'número dos' del PP dijo después que sus palabras eran "claras y diáfanas"

A partir de ahí, se desató una importante polémica espoleada por el PSOE, que considera que Cospedal está "enseñando la patita" y apunta que el PP reducirá la cobertura del seguro de desempleo, precisamente una de las cuestiones de las que más ha presumido el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, ya que ha llegado a estar por encima del 80% de los desempleados, un récord absoluto, ya que en el pasado quedaban fuera del sistema muchos más.

Fuentes del PP aseguran que en algún momento el equipo de Rajoy se planteó reformar el seguro de desempleo, pero ahora la prioridad está en una durísima reforma laboral. La mayoría del equipo económico del PP cree que esa reforma del seguro de desempleo provoca muchos problemas -huelgas e inestabilidad social de los que se quedan fuera del sistema-, cuando ese coste se va a reducir de forma automática, porque cientos de miles de personas están agotando los meses de prestación y pasan a cobrar los 400 euros de subsidio, con un coste mucho menor.

Cospedal, según se apresuraron a señalar en su entorno, no estaba augurando ninguna reforma radical de la prestación por desempleo -que cobran todos los trabajadores que han pagado el seguro por si eran despedidos en sus nóminas mensuales-. En un primer momento, los portavoces de Cospedal señalaron que ella se refiere -aunque no lo cite expresamente- a que hay trabajadores autónomos que no tienen ese seguro de desempleo. Y señalan que lo que ella tiene en la cabeza no es un cambio radical del seguro de desempleo, sino una negociación para retocar algunas cosas e incluir a los autónomos.

Horas más tarde, desde la calle Génova llegó otra explicación. Fuentes de la dirección insistían en que Cospedal no habló en ningún momento de "cobertura de desempleo" sino de contratos indefinidos y temporales, unos con cobertura absoluta y otros sin ninguna. El PP daba así a entender que Cospedal estaba hablando del coste del despido, aunque ella en ningún momento lo planteó así. Para recibir la prestación, la única condición es haber cotizado un año. Da igual si ha sido con contratos temporales o uno fijo. Eso no altera nada. Los populares insistían en que detrás de toda esta polémica "no hay nada más que el interés del PSOE de tapar los 95.000 parados de septiembre".

El PSOE, efectivamente, salió en tromba. Elena Valenciano, jefa de la campaña socialista, señaló en La Sexta: "No es la primera vez que hablan de cuestionar la cobertura del desempleo, ni de copago en sanidad; ni es la primera vez que, como recientemente hizo Montoro, defienden una especie de estado de beneficencia como gran apuesta de su política social. Y, además, no hay más que ver lo que hacen en las comunidades autónomas que gobiernan".

El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, defendió en la Cadena SER que España "no necesita reducir la protección de los trabajadores desempleados", y advirtió de que hacerlo agudizaría "mucho más la crisis". Gómez explicó que la actual "convivencia en paz y en libertad", en medio de la crisis "más profunda en los últimos 80 o 90 años", se mantiene "precisamente porque tenemos un sistema de protección social" que da cobertura al 80% de las personas desempleadas.

Cospedal, que es abogada del Estado y no experta en asuntos económicos, salió a última hora en Tarancón para mantener sus palabras -"están grabadas, y son muy claras y muy diáfanas", dijo- y criticar al PSOE y al ministro de Trabajo. Dijo que el PP quiere hacer una reforma laboral para que no existan desigualdades que hoy se dan entre trabajadores que tienen prestación por desempleo y otros "que no tienen ningún tipo de cobertura social ni prestación por desempleo".

"Es inconcebible que el PSOE diga que queremos quitar la prestación por desempleo", remató, cuando es ese partido el que, mediante los contratos temporales, vuelve "a la época de los contratos basura", de modo que hay cada vez más trabajadores sin prestación. Cospedal insistía así en la idea de la temporalidad vinculada al seguro de paro, cuando no tiene relación, ya que la única condición para cobrar el seguro es cotizar durante un año, sea o no a través de sucesivos contratos temporales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de octubre de 2011