Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Profecías apocalípticas

Alessio Rastani ha saltado a la fama por una entrevista concedida a la BBC. Puede que, como dicen muchos, Rastani sea un fraude. Es posible que no sea un trader de la City sino más bien un bufón peripatético que busca popularidad.

Pero sus profecías apocalípticas no parecen mentiras completas. El cinismo con el que asegura que cada noche se acuesta soñando con una recesión mundial nos deja un residuo amargo en la garganta. Rastani interpreta un papel, pero declama alto y claro los deseos que otros callan mientras maniobran en la oscuridad para hacerlos realidad. También da voz a los temores de muchos de nosotros. Esos miedos nocturnos que, al llegar el día, toman forma de desempleo, desahucios y desesperación. El crash del 29 no fue una quiebra colectiva. Algunas fortunas se forjaron sobre la sangre y la miseria de una sociedad en bancarrota. Buitres similares a los que ahora sobrevuelan nuestro mundo atraídos por los aromas cadavéricos del muladar financiero que ellos mismos fabricaron. Otra de sus sentencias, la inutilidad de los Gobiernos para deshacer el entuerto, se manifiesta como algo más que una intuición. Cada día podemos comprobar el errático proceder de los líderes políticos. Su incapacidad para plantar cara a los sicarios del crimen económico.

Como un cáncer que no para de crecer, así define Rastani la situación. Y en vez de administrarle un tratamiento agresivo, la seguimos engordando con las mentiras de unos y la incredulidad de la inmensa mayoría.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de octubre de 2011