Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS AMORES DE UNA SUPERESTRELLA

"Estuve muy colgada de Antonio Banderas"

Su carrera de cantante languidece ante Lady Gaga y la cinematográfica ha sido vapuleada por la crítica. Madonna busca consuelo engrosando su lista de amoríos

Madonna desconoce la palabra no. "Que alguien te diga que no puedes no significa que le tengas que creer", comentó la reina del pop a Oscar Isaacs, uno de los protagonistas de esa aventura cinematográfica que ha dirigido llamada W. E. Esta consigna, que ha seguido al pie de la letra la cantante metida a directora, le ha valido ser la única mujer con más de 300 millones de álbumes vendidos en todo el mundo y amasar otros 300 millones de dólares como fortuna personal a lo largo de tres décadas.

Es admirada y vilipendiada a partes iguales, pero siempre tiene el control de la situación. Ese que emana a su llegada al hotel Park Hyatt de Toronto rodeada de una cohorte que abre paso a su reina y no se detiene ante nada. Prácticamente echan de la habitación a Elena Anaya. La actriz española, también de promoción en el festival de cine canadiense con La piel que habito, tiene que salir, como quien dice, por la puerta de atrás para dejarle el camino libre a esta mujer que lo tiene todo. "No tuvo esto", comenta con desparpajo un divertido Antonio Banderas señalándose a sí mismo y recordando que fue objeto de deseo de la ambición rubia hace 20 años. "Si se lo dices, me mata, pam, pam. Mejor dile lo mucho que la quiero y que pienso en ella a diario", continúa bromeando.

"Te puedo asegurar que nadie ha dejado su reino por amor hacia mí"

Los recuerdos de nuestro pionero en Hollywood humanizan por un instante a la glacial superestrella. "Estuve muy colgada de Antonio Banderas. Es cierto", responde con una risa natural. "Pero creo que está comprometido", añade, haciéndose la mosquita muerta.

Madonna lo tiene todo, o casi. Su carrera como cantante languidece ante el empuje de Lady Gaga (que ha arrinconado a Madonna a la condición de "lady gagá") y la cinematográfica no acaba de arrancar. La crítica ha vapuleado W. E. y se rumorea que su productor, Harvey Weinstein, no sabe cómo quitársela de encima. "Quiero que me tomen en serio como realizadora", insiste. Y lo hace con una visión subjetiva de uno de los mayores escándalos amorosos del siglo XX, el de Wallis Simpson y el príncipe Edwards, que llevó al heredero al trono británico a renunciar a su corona. Por amor. "Te puedo asegurar que nadie ha dejado su reino por amor hacia mí".

Su lista de amantes y amores incluye dos matrimonios fracasados, con Sean Penn y Guy Ritchie, y un rosario de compañeros y compañeras que le han dado escándalos, confort y algo más de notoriedad, si cabe. Su actual pareja, el breakdancer francés Brahim Zaibat, 28 años más joven que ella, la conquistó contorneándose al ritmo de Material girl en la presentación en Macy's de la línea de ropa homónima de la diva. El tipo tenía dotes, había ganado concursos internaciones de break dance junto a su grupo, Pockemon Crew, cuyo nombre delata que generacionalmente podría tener más cartas en común con Lourdes María Ciccone que con su célebre madre.

Ella prefiere desestimar la lista de conquistas. "Las joyas más preciadas en mi joyero me las he regalado yo", afirma, refiriéndose a sus cuatro hijos: dos, de sus relaciones con Carlos Leon y Guy Ritchie, y dos, adoptados en Malaui.

Asegura haber acudido a sus dos exmaridos en busca de consejo cinematográfico. "Sean [Penn] siempre me apoyó con la idea de esta película, aunque nunca le enseñé el guion. Con Guy [Ritchie] fue principalmente asesoría técnica", especifica. Y asegura no sentir presión por las críticas negativas. "Pienso que son más duros conmigo que con otro director novel porque he tenido éxito en otras áreas de mi vida", describe con piel de teflón, consciente de que sus fans esperan ansiosos el disco que ha anunciado para la primavera de 2012.

Cuesta pillar a Madonna en un renuncio. Hace unos días, uno de esos seguidores le regalaba un ramo de hortensias que ella despreciaba "porque odio esas flores", justificó. ¿Y qué odia Madonna por encima de todo? "A la gente que no está preparada. Eso es lo que más desprecio en el mundo".

En la cama con Madonna

Quiso sumarle a su lista de 'toy-boys', pero Banderas acabó resistiéndose. En cualquier caso, ella se llevó al malagueño al agua coprotagonizando 'Evita'. El toque de la diva ha forjado estrellas. Aunque alguna haya salido rebotada, como Vanilla Ice, cuando vio que él tan solo era un invitado más al festín del libro 'Sex' (1992). Hay quienes juegan bien sus cartas de ex. El más reciente, el modelo brasileño Jesús Luz, casi 30 años menor que ella, ha disparado su caché en sus bolos de DJ por el mundo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de octubre de 2011

Más información